OBSERVANDO: ILEGALIDAD SUPERA A LA LEGALIDAD EN  EL TRANSPORTE PÚBLICO DEL EDOMEX

IMG_20190605_111446

Por: PEPE TOÑO

El gobernador del estado de México Alfredo del Mazo Maza estuvo en el municipio de Cocotitlán donde dio el banderazo de salida a 135 unidades Ecológicas de Transporte Público de Pasajeros, ello para tratar de  reducir los contaminantes que se registran en la Zona Conurbada a la Ciudad de México (ZCCM); también se anunció que en 635 operativos aplicados en toda la entidad se han detenido al menos 6 mil unidades con posibilidad de regularizarse, sin embargo ni una ni otra reflejan una seguridad para los usuarios que a diario utilizan el transporte para trasladarse de un lugar a otro.

Las autoridades anuncian que hay 35 mil unidades que se han renovado, entre las cuales se encuentran 18 mil nuevas que son amigables con el ambiente es decir contaminan menos, este total viene siendo casi lo mismo o es superado por las casi 40 mil unidades que prestan el servicio de una forma ilegal, es decir trabajan sin una concesión y muchas de ellas circulan bajo el amparo de organizaciones civiles o políticas que presionan a la autoridad para dejarlos trabajar libremente.

La autoridad ha señalado que en el estado de México hay alrededor de 168 mil concesiones bien identificadas de las cuales sólo el 20.3 por ciento han sido renovadas; sumado el número de irregulares son casi 210 mil mientras que el resto se encuentran sin poder ser sometidas a un cambio de una forma rápida, lo cual propicia que se encuentren dando el servicio unidades viejas, inseguras, chatarras que ponen en riesgo la vida de los usuarios, incluso varios operadores carecen de una licencia autorizada para manejar el transporte público de pasajeros y otros ni con el seguro del pasajero cuentan.

El número de unidades renovadas o nuevas es comparado con las “pirata” y resulta que el transporte público de pasajeros se encuentra igual debido a que el resto esta en malas o pésimas condiciones; es caro, inseguro y en otros casos hay complicidad de los conductores con los delincuentes que han hecho del transporte un “modus vivendi” que a pesar de que la autoridad trata de atender esta problemática sigue dándose.

Tan sólo basta ver las unidades de las rutas 36 Chalco o Pegaso que atiende el oriente de la entidad mexiquense con microbuses con más de 20 años de servicio, unidades que han sido sacadas de la Ciudad de México y adquiridas por dueños de concesiones, quienes sólo le dan una pintadita a la unidad a pesar de no ser revisada mecánicamente y con llantas lisas, un chofer debe pagar entre 800 y mil pesos de cuenta al dueño de la unidad lo que hace que el conductor tenga que dar un pésimo servicio para sacar la cuenta.

Los operativos para detener las unidades irregulares se han realizado en los municipios más poblados como es Toluca, Naucalpan, Tlalnepantla, Nezahualcóyotl y Ecatepec mientras en los otros lugares es mínima la presencia de la autoridad y cuando realizan algún operativo de inmediato les avisan y dejan de circular las unidades ilegales; hay otras unidades que tienen el logotipo de la organización a la que pertenecen y los dejan laborar libremente sin que nadie los detenga a pesar de tener placas de unidad particular y no de transporte público de pasajeros.

La ilegalidad supera la legalidad en el estado de México a pesar del esfuerzo que hacen las autoridades para lograr someter a los concesionarios, con el cambio de las unidades lo más factible es que pidan un incremento en el ya carísimo transporte viejo e ilegal que a diario circula en el estado de México.

Anuncios

Deja un comentario