fbpx
17 septiembre, 2021

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

DIVERSIFICACIÓN DE FUENTES DE GENERACIÓN, OPCIÓN PARA GARANTIZAR SUMINISTRO DE ELECTRICIDAD

• La estrategia nacional respectiva contempla que el 25 por ciento de la que se consuma en el país para 2025 debe ser generada con fuentes renovables
• Para lograrlo, se requieren planes y programas, con presupuesto propio, a fin de impulsar su desarrollo, expuso Pablo Álvarez Watkins, académico del Posgrado de la Facultad de Ingeniería de la UNAM

El uso sustentable de la energía comienza en el hogar. Es necesario cuestionar si en verdad se requieren tres televisores encendidos, luminarias a las tres de la tarde o mantener la computadora, electrodomésticos y otros dispositivos conectados sin estar en funcionamiento, preguntó Pablo Álvarez Watkins, académico del Posgrado de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM.

Las políticas públicas orientadas a reducir el consumo en México deben incluir investigaciones sobre cómo es utilizada, de acuerdo a las características de cada comunidad.

Para garantizar el suministro a bajo costo es necesario diversificar las fuentes para contar con una canasta energética equilibrada y variada, y no depender sólo de los hidrocarburos.

Los recursos eólico, mareomotriz, solar, minihidráulico, hidráulico, geotérmico y nuclear constituyen opciones para un contexto sustentable a largo plazo.

“Necesitamos contemplar alternativas y lograr su instrumentación a través del cabildeo, negociación política y una gestión adecuada de problemas sociales”, recomendó en el marco del Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos.

La Estrategia Nacional de Energía contempla que para 2025, el 25 por ciento de la consumida en el país debe ser generada a partir de las renovables. Para lograrlo, se requieren planes y programas específicos, con presupuesto propio, para impulsar su desarrollo. “Sabemos cómo hacerlo técnicamente; requerimos lo mismo a nivel económico y político”, precisó.

Álvarez Watkins señaló que para disminuir el consumo doméstico de gas podría recurrirse a la energía solar térmica y obtener agua caliente. Con una perspectiva de largo plazo, en todas las casas del país sería factible instalar la tecnología necesaria, lo que se traduciría en beneficios para la economía familiar y el ambiente.

La inversión en sistemas y equipos podría completarse con apoyo gubernamental para amortizar los costos. El consumo se reduciría hasta en un 30 por ciento, detalló.

Además, la fuente solar puede alimentar sistemas de refrigeración y aire acondicionado, lo que sería útil para disminuir el consumo de electricidad en las regiones más calurosas, expuso.

Investigación y desarrollo

Por ley, la generación de electricidad en el país debe realizarse al menor costo posible, lo que conlleva no recurrir a fuentes renovables.

Álvarez refirió que la tecnología disponible de energía solar fotovoltaica ofrece una eficiencia mínima. En su mayor rango, el 15 por ciento de radiación que recibe una celda de este tipo es aprovechada; en contraste, una planta de ciclo combinado (que funciona con gas natural) alcanza niveles de 60 por ciento.

Sobre la geotermia, agregó que México dispone de gran potencial y capacidad instalada, que lo coloca en el cuarto lugar mundial en generación de energía a partir de vapor del subsuelo.

Al secarse, los pozos de donde se obtiene para mover turbinas, depende de altos costos de perforación. La operación de las centrales es más cara que la obtención de petróleo y gas.

El impulso a la generación de fuentes limpias en el país debe considerar la alternativa de la geotermia y destinar mayores montos a su desarrollo para duplicar, o incluso triplicar, su producción. La estrategia podría incluir acciones específicas para apostar a ella y elevar, hasta en 10 por ciento, su participación en la canasta energética.

La investigación requiere el impulso suficiente para elevar su efectividad, y la confiabilidad y productividad de la tecnología relacionada para que sea atractiva y útil, resaltó.

Transporte sostenible

Uno de los temas más relevantes para la sostenibilidad es el transporte, que en 90 por ciento requiere combustibles fósiles. En contraste con los retos sobre la generación de electricidad —con las fuentes renovables como opciones para resolverlos—, en este rubro no existen tantas alternativas.

Ante el costo elevado de los vehículos que no lo requieren para su funcionamiento, lo idóneo es impulsar el transporte público eléctrico o de bajo consumo de gasolina, ampliar sus redes y promover su variante multimodal.

Para recorrer grandes distancias, podría recurrirse al Metro, metrobús o tren suburbano, de manera rápida y segura, con un menor volumen de contaminantes. En distancias cortas, utilizar bicicletas, sugirió.

“La ciudad aún no está acondicionada para estos fines. La mayoría de las personas manejan automóvil sin compartirlo, no existe una cultura de respeto a los ciclistas y es indispensable promover la integración y ampliación de transportes multimodales. Para lograr la sostenibilidad, es necesario establecer medidas en este ámbito.

A %d blogueros les gusta esto: