fbpx
2 febrero, 2023

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

JUAN LÁZARO SANTIAGO/reporterosenmovimiento.com

Un ciclista originario de Coatlinchán  fue asesinado presuntamente durante un asalto el pasado 14 de enero cuando realizaba un paseo por la montaña en compañía de una amiga, con el pretexto de robarle la bicicleta y el celular.

El crimen indignó a la población texcocana y a ciclistas que van a la montaña a practicar ese deporte y por supuesto los políticos aprovecharon la situación para acusar a las autoridades locales de la inseguridad, común en todos lugares.

Pero en realidad y lo que investiga la Fiscalía General de Justicia del estado de México (FGJEM) es que no fue un asalto, sino una ejecución por presunta deuda económica.

Y esto se fue aclarando cuando la policía de municipal de Texcoco, dos días después del asesinato, recibió la denuncia del robo de una moto y con la ayuda de la tecnología la ubicaron en la colonia El Chilar.

Los uniformados llegaron al sitio en donde habían detectado un celular robado y la moto, pero fueron recibidos con disparos de escopeta.

Los oficiales arriesgaron sus vidas para detener en el lugar a siete personas, una de ellas aún con una escopeta en sus manos.

Sin embargo, también con el mismo uso de la tecnología -sus videocámaras de vigilancia y el rastreo de celulares- se ubicó a otros dos cómplices de esta banda que tenía al menos cuatro motos con reporte de robo.

Uno de esos sujetos fue el que asesinó al ciclista y según dijo en sus primeras declaraciones la orden la recibió «de su patrón» por una deuda.

El responsable está confesó ante la FGJEM y ahora los agentes de investigación deben de aclarar el motivo del asesinato del ciclista y dar a conocer quién ordenó la ejecución.

Adán Gordo Ramírez, secretario del ayuntamiento de Texcoco, en una conferencia de prensa de funcionarios municipales, fue enfático al pedir a la FGJEM que pronto se aclare el homicidio.

Es decir, que la población de Texcoco tenga información certera de lo que realmente pasó con este crimen y que se haga justicia a la familia, así como a los compañeros ciclistas del caído.

Pero también la policía municipal de Texcoco debe ser más firme en sus operativos para revisar a los tripulantes de motos, ya que algunos de ellos realmente andan cometiendo ilícitos.

Los que asesinaron al ciclista de Coatlichán circulaba en moto -una de las robadas-; los que ejecutaron a siete integrantes de una familia en Chimalhuacán también se movían en dos motos.

Los que asaltan en las vías públicas no solo de Texcoco sino de municipios como Chimalhuacán, Ixtapaluca, Valle de Chalco, Amecameca, Naucalpan, Toluca, por citar algunos también se mueven en motos que en su mayoría son robadas.

Así que ahí está uno de los problemas de inseguridad en los que las autoridades y policías de los municipios, para empezar, deben endurecer sus operativos para detectar a gente armada que se mueve en moto o que estén irregulares.

Pero no solo los municipales deben de actuar, sino también los de tránsito del estado de México que, en vez de estar robando en las vialidades incautos, deben de participar en la detección de motos que circulan de manera irregular.

Cada día hay más personas circulando en moto, pero muchos incumplen las medidas de tránsito y seguridad, entre ellas el tramitar sus placas, así como tarjetas de circulación, por ello, los «malos» se escudan en esa irregularidad.

Los policías municipales, muchas veces, no pueden corregir la circulación de motos que carecen de documentación por no tener las facultades, pero sí hay responsabilidad del gobierno del estado de México para ayudar a poner orden en esa área en la que se escuda la inseguridad.

Recuerdo que cuando era alcaldesa de Texcoco la hoy precandidata de Morena al gobierno del estado de México, se intentó al menos que los operadores de motos usarán el casco de protección.

Pero muy pronto abandonaron la medida y siguieron los accidentes con los motociclistas.

Lo mismo ha sucedido en otros municipios, los alcaldes en turno no insisten en controlar la circulación de motos y muchas veces se accidentan por falta de medidas de prevención o de plano circula en ella algún sicario con la orden de cumplir con una ejecución como el caso del ciclista asesinado cuando paseaba por la montaña texcocana.

A %d blogueros les gusta esto: