fbpx
1 diciembre, 2022

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

10:00 a.m. horas

El Gobierno Federal anunció la extensión del proceso hasta finales de 2022.

Fue hace un año cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador tomó una inesperada decisión: regularizar todos aquellos vehículos usados con procedencia extranjera, mejor conocidos como “chocolates”. A partir de ese instante, está polémica medida ha traído, sin duda alguna, más consecuencias que beneficios.

Y es que desde que el mandatario hizo el anuncio, con el argumento de ayudar a los más necesitados y combatir la inseguridad en el país, la industria automotriz se ha visto fuertemente afectada, ya que según diversas asociaciones esta situación aumenta el contrabando de autos.

En este sentido, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) señaló que desde enero a julio de 2022, alrededor de 123 mil 686 unidades fueron importadas ilegalmente desde Estados Unidos y Canadá, cifra que representa un incremento del 33.9 %.

A esto se suma los 557 mil 697 vehículos que ya han sido regularizados hasta septiembre, de acuerdo a los datos presentados por la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC). Ante esta situación, la AMDA estima que al final de 2022 se habrán integrado, aproximadamente, un millón de unidades usadas al parque vehicular nacional.

La mayor preocupación de la asociación es que muchos de estos autos se encuentran en pésimas condiciones, lo que a su vez genera una sobreoferta debido a las bajas en sus precios, en comparación a los automóviles y camionetas nacionales de similar marca y modelo.

Asimismo, desde que inició la regularización, el Registro Público Vehicular (REPUVE) no ha podido generar la cantidad de citas necesarias para que los propietarios de los “autos chocolates” cumplan con este deber. Por esta razón, existe un mercado negro de personas que venden las citas por Internet, así como aquellas que estafan al ofrecer realizar el proceso a través de un pago y luego desaparecen.

No obstante, sin importar las advertencias y los efectos negativos que se están presentando en la actualidad, el pasado 19 de septiembre se publicó en el Diario Oficial de la Federación del Gobierno Federal la extensión del periodo de regularización hasta finales de 2022.

En este contexto, la titular de la SSPC, Rosa Icela Rodríguez, informó que, hasta los momentos, la acción logró la recaudación de mil 394 millones 242 mil 500 pesos. Para ello, indicó que se han instalado 126 módulos en 13 estados, entre ellos: Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila de Zaragoza, Durango, Michoacán de Ocampo, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Zacatecas. Además, recientemente se sumó Jalisco a la lista.

“Baja California es la entidad con más demanda de regularización con 124 mil 651 vehículos en los últimos siete meses, lo que generó una derrama económica de 311 millones 627 mil pesos”, indicó Rodríguez.

Seguidamente, manifestó que se encuentra el estado de Chihuahua con 108 mil 467 unidades regularizadas y una recaudación de 271 millones 167 mil 500 pesos y, en tercer lugar, Sonora con 75 mil 291 automóviles y 188 millones 277 mil 500 pesos recabados.

Cabe destacar que, conforme con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguro, es posible contratar un seguro para autos “chocolates”, todo esto mientras hayan sido legalizados y aparezca su registro en el REPUVE.

Un problema de hace muchas décadas
¿De dónde se originó el nombre de “autos chocolates”? Hasta donde se conoce, la denominación viene de “auto chuecos”, la cual después del cruce entre el español y el inglés, conocido como “spanglish”, se cambió un poco a “auto choco” y finalmente a “auto chocolate”.

Aunque, hay otra versión de la historia que asegura que estas unidades fueron comparadas con los famosos chocolates en forma de moneda y de ahí su nombre, ya que para algunos son tan “falsos”, como estos dulces.

Lo cierto es que este es un problema que inició hace mucho tiempo, cuando comenzó la democratización del automóvil en las décadas de los 30-40. En un principio, estos autos entraban por la frontera, primero como operación hormiga; sin embargo, luego se sumó al juego las organizaciones de crimen organizado.

Al llegar a México, estos vehículos tienen dos destinos finales, o pasan a manos de familiares residentes en el país o, por el contrario, se ponen a la venta. Es solo cuestión de buscar en Internet o en diarios locales y observar cómo muchos de ellos se venden de manera regular, algunos hasta 50% menos que los de segunda mano.

Si bien todas estas controversiales situaciones ya son un problema en el presente, también hay malos augurios sobre lo que pasará en el futuro cuando todos estos autos se regularicen, sobre todo en cuanto a la crisis climática que atraviesa la nación.

En esa línea, de acuerdo a datos de “El Poder del Consumidor”, en México los vehículos con combustión a gasolina y diésel son el mayor generador de gases de efecto invernadero, pues causan alrededor del 23% de las emisiones totales.

En específico, Víctor Alvarado, coordinador de Movilidad y Cambio Climático de dicha organización, aseveró que de aumentarse el parque vehicular como consecuencia de esta medida, las desventajas podrían ser no sólo económicas, sino también ambientales, ya que se desconoce las condiciones de estos vehículos y algunos podrían ser ineficientes, inseguros y con poco rendimiento

Debido a esto, el especialista destaca que, antes de legalizarlos, “deberían contar con estándares de seguridad vehicular, como frenos de seguridad ABS, bolsas de aire y sistemas de retención infantil”.

En la actualidad, el Gobierno estima que existen 2 millones de “autos chocolates” que deberán cumplir los requisitos para inscribirse en el Registro Público Vehicular, donde el dueño deberá pagar 2,500 pesos, equivalentes a un poco más de 120 dólares.

Por ahora, esta medida sigue su curso, a pesar de su impacto en el mercado automotriz y en otras áreas; y si bien no se conoce a ciencia cierta cuáles serán los efectos de la regularización, hay quienes dudan si en verdad esto logrará detener la entrada ilegal de estos vehículos al territorio mexicano.

A %d blogueros les gusta esto: