fbpx
16 mayo, 2022

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

TE SIENTES INFLAMADO TODO EL TIEMPO? AQUI TE DECIMOS LO QUE SUCEDE Y CÓMO SOLUCIONARLO!!

SANIDAD EN MOVIMIENTO.

• La nutrición inflamatoria.
• Aprende a evitarla mejorando tu alimentación.
14:10 hrs.
Ciudad de México. 11 de mayo de 2022.- Muchos problemas de salud, como dolor crónico, obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas se asocian con la inflamación crónica. Aprende a evitarla mejorando tu alimentación.

La inflamación como causa de enfermedades crónicas
Una buena alimentación es un instrumento clave para mejorar nuestra salud y, por tanto, nuestra calidad de vida. Pero esto también funciona en el sentido contrario. Hoy en día, un gran número de personas mantienen estilos de vida que no son beneficiosos para la salud, basando su dieta en alimentos proinflamatorios, favoreciendo así el desarrollo de enfermedades crónicas.

Las enfermedades crónicas se originan bajo procesos inflamatorios crónicos. Pero ¿qué es la inflamación? La inflamación es un mecanismo de defensa natural que tiene nuestro organismo. Es la respuesta que tiene nuestro sistema inmunitario cuando detecta un agente patógeno, poniéndose en acción para eliminarlo. El problema aparece cuando se perpetúa en el tiempo, apareciendo así las enfermedades crónicas.

Tipos de inflamación.

Al hablar de inflamación, es importante distinguir entre dos tipos: inflamación aguda e inflamación crónica.

Inflamación aguda: ésta comienza de forma inmediata, y su duración es de unos pocos días. Produce dolor, calor, y posible pérdida funcional. Es beneficiosa, pues hace que nos curemos. Puede desaparecer o convertirse en una inflamación crónica.

Inflamación crónica: esta inflamación se encuentra por debajo del umbral de dolor, por lo que es difícilmente identificable, y provoca como consecuencia que no tengamos idea de que la tenemos. Se produce cuando hay un agente estresor mantenido a lo largo del tiempo, por ejemplo:

Exposición prolongada a tóxicos ambientales
Infecciones persistentes
Enfermedades autoinmunes
Desequilibrios nutricionales
Ejemplos de enfermedades producidas por inflamación crónica
La diabetes, los infartos, la obesidad, las enfermedades cardíacas, el cáncer y las enfermedades respiratorias, la artritis reumatoide, el alzhéimer, la enfermedad de hashimoto, la aterosclerosis… Estas enfermedades crónicas están por lo general estrechamente relacionadas con nuestro estilo de vida. Es por ello que es tan importante saber reconocer qué enfermedades se asocian con la inflamación crónica, y aprender a evitarla a través de una mejora en la alimentación.
Bases de la dieta antiinflamatoria
La dieta antiinflamatoria se estructura en torno a tres pilares fundamentales:

Glucosa estable. Es importante mantener unos niveles adecuados de glucosa en la sangre para favorecer el correcto funcionamiento del metabolismo.

RECOMENDACIONES

Por ello, se recomienda evitar azúcares rápidos, bollería, harinas refinadas, aceites con alto contenido en omega 6, etc. El consumo de fibra cobra protagonismo en este aspecto.
Equilibrio entre omega 3 y 6. Son dos grasas muy importantes y que nosotros no producimos por nosotros mismos, por lo que hay que incluirlas en nuestra alimentación. Mantener un equilibrio entre ambas es muy importante, ya que socialmente se incita más al consumo de omega 6, produciéndose la inflamación. Tanto el omega 3 como el omega 6 comparten las mismas rutas metabólicas, de modo que si hay más cantidad de uno que de otro, se produce un detrimento de una sobre la otra.
Antioxidantes. Una alimentación rica en antioxidantes previene enfermedades crónicas, pues el estrés oxidativo es otro factor que produce inflamación.
En definitiva, la nutrición antiinflamatoria se basa en la ingesta de productos frescos y de temporada. Verduras con pigmentación verde, como el brócoli, preferiblemente consumidas crudas para que no pierdan su poder vitamínico y sus propiedades antioxidantes, son muy recomendables. Al igual que el aceite de oliva. También los frutos secos, la cúrcuma, y el jengibre son alimentos destacados dentro de este tipo de dieta. Además, es necesario reducir el consumo de carne roja, y que el consumo de pescado sea principalmente del azul. Como ya se ha mencionado, apenas hay hueco para las harinas refinadas, el almidón y los cereales.

El modo de cocinar los alimentos también es importante. Se recomiendan principalmente métodos poco agresivos con la comida, como por ejemplo cocinar al vapor, a la plancha, hervir, al horno, o el uso del wok. Y no olvidar la ingesta abundante de agua, y beber, con moderación, bebidas fermentadas de baja graduación, como el vino, la cerveza o la sidra.

A %d blogueros les gusta esto: