fbpx
19 agosto, 2022

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

«COMBATE A DELINCUENCIA», PALABRERÍA HUECA DE CRISTINA GONZÁLEZ

Por MARTÍN PONCE R.

17:15 p.m. horas

• La alcaldesa priísta acostumbrada al falso discurso
• Tres delincuentes atracaron tienda Coppel y sembraron terror
• «Corsario», ni profesional ni responsable, ya sacó las uñas

#LOS REYES, #Méx. 14 de enero de 2022.- De nueva cuenta la delincuencia pone en jaque al famoso jefe de policía «Corsario»: Ayer por la tarde tres sujetos armados robaron conocida tienda comercial de esta localidad, donde empleados y clientes vivieron momentos de terror y angustia ante la violencia empleada por los hampones al momento de ejecutar el atraco. De la policía y sus «brillantes» operativos, con los cuales según se pretende inhibir la delincuencia, ni sus luces.

En esta ocasión tres individuos desconocidos irrumpieron de manera violenta a la tienda Coppel, sucursal La Paz, ubicada en la carretera México-Texcoco, kilómetro 17+500, en la colonia Los Reyes Acaquilpan.

En tono amenazador los delincuentes advirtieron a las personas ahí presentes que era mejor no oponer resistencia porque se trataba de un asalto, y de que nadie hiciera ningún movimiento sospechoso porque de lo contrario lo matarían.

Según versión de testigos oculares el violento atraco se registró al filo de las 17:45 horas, los delincuentes iban provistos de una arma de fuego y dos mazos con los cuales rompieron los cristales de los aparadores, de estos últimos sustrajeron alrededor de 60 teléfonos celulares, de diferentes marcas.

El trío de ladrones iban dispuestos a todo, aprovecharon que a esa hora de la tarde dicha sucursal tenía poca afluencia, por lo que clientes, empleados y gerentes que ahí se encontraban, se quedaron paralizados por el miedo tras ser testigos involuntarios de este violento asalto.

Otras personas que a tiempo advirtieron la presencia de los malhechores alcanzaron a correr al fondo de la tienda para evitar ser alcanzados por alguna bala perdida o ser golpeados por los ladrones, pero de todas formas escucharon como eran destrozados los cristales de diversos aparadores, según indicaron a las autoridades.

Consumado el atraco los delincuentes huyeron con el cuantioso botín en su poder, aprovechando tal vez que la policía municipal, actualmente a cargo de un individuo que responde al nombre de Jaime Sánchez Santos, con indicativo «Corsario», siempre «brilla por su ausencia».

Lo anterior sólo confirma que la delincuencia en este municipio ha rebasado a las autoridades. Habitantes de la cabecera municipal y de otras colonias, se muestran preocupados por la creciente inseguridad que durante la actual administración municipal se ha agudizado en esta localidad.

Hasta el momento de nada han servido los famosos operativos implementados en el municipio, en los que participan diferentes corporaciones policiacas, debido a que ningún resultado positivo se ha visto a la fecha, pareciera que el hampa le tomó la medida a la alcaldesa Cristina González Cruz y al jefe «Corsario», de quien se sabe fue corrido de la policía municipal de Cuautitlán México, donde fungía como subdirector de Vialidad en el gobierno del alcalde Ariel Juárez Ramírez, caso del que más tarde nos ocuparemos.

CORRUPCIÓN GALOPANTE

El pasado sábado, a las 7 horas, la priísta González Cruz se reunió en la plaza general Luis Cerón con poco más de 150 elementos de la policía municipal, adscritos a los diferentes sectores, concretamente del segundo turno, a quienes exhortó, entre otras cosas, a «conducirse en una tarea de profesionalismo, en una tarea de responsabilidad, de entrega, de compromiso», evento en el que la alcaldesa advirtió que algunos elementos no estaban presentes.

Al término del citado evento algunos elementos de la corporación hicieron notar que la ausencia de varios compañeros en el pase de lista era de sobra conocido: andan «volando», situación anómala que permiten los jefes en turno y que les reditua magníficas ganancias, reconocieron.

Opinaron que el discurso de González Cruz no deja de ser palabrería hueca, ya que los actuales mandos de la corporación, entre ellos el propio director Jaime Sánchez Santos, el subdirector Martin Ortega Aldama, policía estatal con licencia, así como el técnico operativo Adrián Alberto García Torres, mandos catalogados de «fuereños», carecen de profesionalismo y responsabilidad.

A dos semanas de iniciada la presente administración el citado jefe «Corsario», ex policía estatal ligado al tenebroso Falti Hurtado Ortiz y a la ex diputada federal Sandra Méndez Hernández, ya enseñó el cobre al advertir que hay «compromisos» en la corporación.

Se afirma que la venta de cargos al interior de la Dirección de Seguridad Ciudadana oscila entre los 25 y 30 mil pesos, cargos que son ofertados al mejor postor, lo cual pone de manifiesto que la corrupción no es cosa ajena al gobierno priísta de la ex diputada federal y hoy presidenta municipal González Cruz.

Por ello el reciente discurso de la señora Cristina, en el sentido de «venir a servirle al municipio de La Paz», son palabras de dientes para afuera, pues mientras «Corsario» y cómplices se sirven con la cuchara grande, la delincuencia sigue empeñada en dejarlos en evidente ridículo, tal como ocurrió esta ocasión
tras el robo a la tienda Coppel, delito que fue asentado en la carpeta de investigación:
NUC:NEZ/NEZ/REY/053/011741/22/01.

A %d blogueros les gusta esto: