fbpx
6 marzo, 2021

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

TOLUCA: FUNCIONARIOS INFLUYENTES OBSTACULIZAN QUE MADRE RECUPERE A SU HIJA

IMG-20210106-WA0237

19:20 horas

TOLUCA, México, 6 de Enero de 2021.- Este día que se festeja a «los Reyes Magos», una madre sufre la ausencia de su hija porque fue sustraída por el padre David Cosío Farfán.

Celeste Soledad Arias, de origen argentino, quiere recuperar a su hija de 7 años, sustraída en el pasado mes de noviembre.


El padre del sujeto que sustrajo a la menor –abuelo de la niña– identificado como Mariano Cosío Ledezma, se desempeña como Coordinador de Registro Parlamentario en la Cámara de Diputados del Estado de México, y la hermana de David Cosío Farfán, de nombre Angélica Mariana, de los mismos apellidos, aunque ella escribe “Cossío” con doble “s”, quizá para deslindarse de su familia, es Coordinadora del Programa de Integración Familiar del DIF Toluca, y ambos han interpuesto todas sus “influencias” para que jueces “congelen” el proceso y desaparecer evidencias.
El caso está inscrito desde el 10 de septiembre del año 2020 ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México bajo el NIC FVG/VGT/00/MPI/443/04939/20/09, por el delito de Sustracción de Hijo, en agravio de Celeste Soledad Arias.
Sin embargo, las investigaciones y actuaciones del Ministerio Público simplemente no avanzan por la presunta intervención del padre y la tía de la menos sustraída ilegalmente, quienes hacen todo lo posible por manipular el proceso e impedir que el presunto responsable sea sujeto a la ley.
En entrevista, Celeste Soledad Arias solicitó la intervención inmediata del gobernador Alfredo del Mazo Maza, del Fiscal General de Justicia, Alejandro Gómez Sánchez, y del presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, así como de la Secretaría de la Contraloría de esta entidad, para que se investigue la presunta actuación ilegal de distintos servidores públicos involucrados, comenzando por Mariano Cosío Ledesma y Angélica Mariana Cossío Farfán.
“Lo único que yo exijo es que se haga justicia y que me devuelvan a mi hija, que el poder económico y político de esas personas no sea motivo para frenar la justicia y obstaculizar un proceso en el que la justicia me ha dado la razón en repetidas ocasiones”, señaló la madre afectada.
Precisó que en Noviembre del 2020 se le notificó a David Cosío Farfán, que se habían agotado las investigaciones y que la custodia de la menor correspondía legalmente a la madre, Celeste Soledad Arias, por lo que tenía que devolver a la menor, identificada como Larissa Giovanna “N”, de 7 años, pero el sujeto, en lugar de acatar la resolución, simplemente se dio a la fuga, dejó el domicilio oficial que había registrado en tribunales, y ahora no da la cara.
“Se le buscó judicialmente en el domicilio oficial que él registró, pero cuando llegamos había incluso abandonado a su pareja sentimental, Mariana Jardón Tapia, quien también es servidora pública en la Secretaría de Educación del Estado de México”, refirió la afectada.
El padre de la menor estaba sujeto a régimen de visitas supervisadas después de un proceso legal de separación y la disputa por la custodia de Larissa Giovanna. El 19 de julio del año 2020 David Cosío Farfán obtuvo permiso de los juzgados para tener a la niña unos días para celebrar su cumpleaños, pero la tenia que devolver legalmente el 6 de agosto, lo cual ya no hizo. Desde entonces la oculta y se cambia constantemente de domicilio para evadir la acción de la justicia.
Incluso intentó incriminar a la madre de la menor acusándola ante el sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado de México de “violencia” en contra de Larissa Giovanna, haciendo uso de las “influencias” de su hermana, Angélica Mariana Cossío Farfán, quien trabaja en el DIF Toluca como Coordinadora de Programas de Integración Familiar, pero esa maniobra tampoco le dio resultados.
En el DIFEM realizaron estudios psicológicos a la madre de la menor, al padre, e incluso a la nueva pareja sentimental de David Cosío Farfán, y todo resultó en contra del sujeto, incluso se entrevistó a la propia menor en disputa. Los especialistas establecieron que había desapego total del padre hacia la hija, que él estaba más interesado en su nueva relación con la funcionaria de la Secretaría de Educación del Estado de México, Marina Jardón Tapia, y que nunca existió tal violencia de Celeste Soledad Arias hacia su hija Larissa Giovanna.
Como los resultados de esos exámenes psicológicos y de la entrevista a la menor eran contrarios a los intereses de David Cosío Farfán, la hermana de éste, Angélica Mariana Cossío, sustrajo ilegalmente el expediente y lo “desapareció” para que el Ministerio Público no lo integrara a la carpeta de investigación.
“Yo lo único que quiero es a mi hija de vuelta, yo no pido más; los abusos y el tráfico de influencias del abueno y de la tía que los investiguen y eventualmente sancionen las autoridades correspondientes, yo lo único que necesito es a mi hija a mi lado”, finalizó Celeste Soledad Arias.

A %d blogueros les gusta esto: