fbpx
29 noviembre, 2020

Información sin censura

TEXCOCO: TENÍA UN MINUTO DE HABERSE ESTACIONADO Y YA LE QUERÍAN PONER EL INMOVILIZADOR A SU AUTO

IMG-20201029-WA0390

XAVIER SANDOVAL QUINTERO

7:32 horas

Texcoco, Méx.- Automovilistas que circulan para el centro de esta ciudad deuncian diversos abusos de los empleados de la empresa que maneja los parquímetros, ya que además de la prepotencia con que actúan, incurren en diversas anomalías tal como; buscar el mínimo error para colocar el inmovilizador y cobrar su multa, sin que el afectado pueda hacer algo al respecto.


La historia de estos parquímetros siempre ha sido de inconformidad, empezando porque se dice que son anticonstitucionales y el único derecho, es pagar para que no te pongan el inmovilizador y por ende se tenga que pagar multa, ya que por robo u otra situación en contra del automóvil la empresa no se hace responsable.


Una de muchas historias relatadas en contra de estos parquímetros es; el abusivo proceder de los trabajadores de esta empresa denominada COPEMSA, en dónde casi todos los empleados son mujeres con el fin de que el afectado o afectada, a pesar de entrar en ira mantenga un poco de respeto hacia la mujer.

Sin embargo, esto ha originado que estás jóvenes trabajadoras abusen de su función, sin importarles nada e incluso algunos afectados señalan que estás «damas» resultan más ofensivas que los hombres y sí el afectado es varón es difícil ponerse al tú por tú, con la funcionaria municipal.


Volviendo con esta historia, resulta que el conductor estaciona su auto en la calle Guerrero a media cuadra de la alcaldía de Texcoco, se baja en busca de un parquímetro y pagar.

Sin embargo, la joven empleada de COPEMSA de inmediato empezó a hacer su trabajo»sacando fotos» e iniciaba con el trámite para colocar el inmovilizador, pero a no ser porque el automovilista se percató de algo extraño.


En ese momento, relata el afectado, ya se encontraba también otro sujeto quien es el que transporta los inmovilizadores en bicicleta para presto colocarlos en cuanto la joven lo indicara.
O sea que no pasó un minuto en que el conductor se bajó e iba al parquímetro a pagar, que los funcionarios de COPEMSA empezaban a querer hacer de las suyas, ya que en cada calle existen uno o dos parquímetros y si queda cerca el auto del parquímetro, buena suerte, sino pues tienes que vigilar que estos sujetos no se encuentren al acecho del auto y llegar al parquímetro, depositar tus monedas, en dónde una hora tiene un costo de 9 pesos, recoger el ticket y ponerlo dentro de tu auto para que se vea, todo ello sin perder de vista el coche ya que estos sujetos están dispuestos a actuar en breves minutos y ya iniciado el trámite tienes que pagar tu multa de 125 pesos.
Si hay suerte, los empleados de COPEMSA están cerca, pagas tu multa, te quitan el inmovilizador y te vas, pero sino puedes estar ahí el tiempo que se les antoje a ellos, ya que para «perjudicar» están la orden, pero para quitar la famosa «araña» hay ocasiones que el infractor tenga que ir hasta la oficina y ahí pagar y que den la orden de quitar dicho objeto.


En esta ocasión afortunadamente para el relator no paso a mayores cuando le reclamo al de la bicicleta que acababa de estacionarse y no era justo que en menos de un minuto la señorita se aprestaba a «hacer su trabajo», por lo cual cabisbajos siguieron su camino en busca de otro carro infractor o algún otro incauto que caiga en sus garras.

A %d blogueros les gusta esto: