fbpx
27 junio, 2022

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

COLUMNA: LAS “RECETAS” DEL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL

15:55 hrs./México.
NUEVAMENTE VEMOS LA INACEPTABLE INTROMISIÓN DEL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL EN LA POLÍTICA ECONÓMICA DE NUESTRO PAÍS.

Apenas hace unos días pronosticó que nuestro Producto Interno Bruto caerá drásticamente al 4.4 % aunque apenas hace tres meses había dicho que 5.2. También anunció un crecimiento de 3.5 % y hace tres meses decía que 3.3.

Recomienda que se suspendan las obras de infraestructura como el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas, así como incrementar impuestos a la población. Desde luego, el presidente Andrés Manuel López Obrador las rechazó tajantemente, porque esas obras son justamente las que están reactivando al país, junto con los programas sociales, otras obras realizadas en todo México y las remesas de nuestros paisanos en EE.UU.
FUERON VARIAS DÉCADAS EN QUE EL ESTADO MEXICANO APLICÓ POLÍTICAS CONTRARIAS AL INTERÉS DE LA POBLACIÓN. Como el perro que gira y gira queriéndose morder la cola sin conseguirlo, todos los gobiernos neoliberales, a partir de Miguel de la Madrid Hurtado, pasando desde luego por el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, el de Ernesto Zedillo Ponce de León, de los panistas Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojosa y rematando como corona de laurel a Enrique Peña Nieto, todos, reitero, se ajustaron dócilmente a los mandatos del Fondo Monetario Internacional (FMI), a pesar de darse cuenta de lo nocivas que resultaron al empobrecer brutalmente a los mexicanos.
SURGIDO A RAÍZ DE LA CONFERENCIA DE BRETTON WOODS REALIZADA EN 1944 EN NEW HAMPSHIRE, ESTADOS UNIDOS, AL TERMINAR LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, el FMI pretendió ser una estructura que financiara el desarrollo de las naciones, promoviendo el comercio multinacional, entre otros objetivos, pero sin repetir las políticas económicas que desembocaron en la Gran Depresión de los años treinta, precisamente uno de los factores que llevó al gran conflicto mundial. Sus casi 200 países miembros hacen aportaciones financieras para integran un gran fondo del cual se dispone para “apoyar” a los países que lo requieran. Desde luego que el FMI hace un seguimiento de la política económica de ellos. Te presto, pero vas a hacer lo que yo te indique.
LOS ECONOMISTAS REPUTADOS COMO NEOLIBERALES JOHN MAYNARD KEYNES Y HARRY DEXTER WHITE dieron sustento teórico a la formación del FMI. El neoliberalismo es una doctrina económica que resucita las líneas del liberalismo decimonónico, pero en el siglo XX, en el contexto de una grave recesión, crisis económica mundial en la que habían fracasado los postulados de Adam Smith, del “Laissez faire, laissez passer” (dejar hacer y dejar pasar), con que los gobiernos simulaban dirigir una economía que en realidad manejaban a su antojo las grandes empresas transnacionales que exigían menos gobierno y más iniciativa privada, un sistema político en que los gobiernos solo fungían como gestores de los negocios de las empresas, verdaderos artífices de la “mano invisible” que mueve a los mercados.
LA PROPUESTA DEL KEYNESIANISMO SE ORIENTÓ A DAR MAYOR PESO AL ESTADO, EN LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA, invirtiendo en obras públicas para lograr el “efecto multiplicador” que al recuperar los empleos derramara recursos en el resto de la sociedad. En realidad, el FMI es el mecanismo mediante el cual el imperialismo norteamericano y sus cómplices europeos (Inglaterra, Francia Japón y Alemania), controlan en su beneficio la economía de todos los países capitalistas del mundo. Se trata de una economía que ha tomado como basamento el “patrón dólar”, donde los gringos nunca pierden y los costos de las crisis los pagan los demás países como México, durante las décadas que hemos referido. Por eso el FMI como primerísima función tiene la de evitar que las crisis de los países “periféricos” le “peguen” directamente al imperio.
GRACIAS AL FMI LAS EMPRESAS MULTINACIONALES CONTINÚAN SAQUEANDO LOS RECURSOS NATURALES DE NUESTRAS NACIONES, APROVECHANDO LA CORRUPCIÓN DE LOS GOBIERNOS. Para eso, como buenos agiotistas, nos mantienen endeudados eternamente y sometidos a sus políticas, planes de estabilización o de rescate que implican “topes salariales”, “austeridad” en el gasto social de salud, pensiones o vivienda y represión hacia los movimientos obreros, campesinos y populares que se atrevan a protestar. El capitalismo requiere de trabajadores calificados, gobiernos dóciles y mucha paz social, a toda costa. Por eso una de las medidas que todo gobierno popular y democrático se propone son la moratoria de la deuda, nacionalización de la banca y el control de su comercio exterior…

A %d blogueros les gusta esto: