GRUPOS TÁCTICOS OPERATIVOS (GTO), REPRESENTAN LA CARROÑA EN FISCALÍA MEXIQUENSE

IMG-20191014-WA0051.jpg

(CUARTA PARTE)

Por J. MARTÍN PONCE R

CHIMALHUACÁN, Méx.- Por borrachos y corruptos remueven a mandos del Grupo Táctico Operativo (GTO) en Chimalhuacán, hoy, a control remoto tomó las riendas el maestro Mario Alberto Carrasco Alcántara, ex fiscal regional en Valle de Bravo, quien a través de una agente de la Policía de Investigación, María Itzel Valencia Reyes, impone su ley y forma de trabajar, pero, con excelentes resultados.

IMG-20191014-WA0052.jpg

Aunque hubo hace unas semanas repercusiones y un gran escándalo tras la denuncia en contra del coordinador Felipe de Jesús Arcos Jiménez de la Rosa y el jefe de Grupo, Marco Alberto Cruz Garcés, a quienes constantemente se les veía en estado etílico y quienes ordenaban a los agentes de la policía de investigación pasar la charola entre narcomenudistas, ambos fueron removidos como aparente medida de castigo.

Hoy Arcos Jiménez de la Rosa se encuentra en Toluca, mientras que su cómplice y amigo de parranda, Cruz Garcés, fue enviado como tropa a Tlalnepantla, esto como resultado de las constantes denuncias y quejas de su personal, mismas que le hicieron llegar al corrupto Gabriel Navarro Luna, coordinador general de los Grupos Tácticos Operativos (GTO) en el estado de México.

Pero el remedio salió peor que la enfermedad, porque Navarro Luna en vez de corregir de manera firme y contundente este tipo de anomalías y corruptelas en altos mandos, optó por remover la basura y, la presunta solución resultó un fracaso, dado que con el reciente nombramiento de Mario Alberto Carrasco Alcántara, éste, desde Toluca y a control remoto da instrucciones al personal adscrito al GTO Chimalhuacán.

La estrategia de este mando, es que a través de María Itzel Valencia Reyes y el encargado de Grupo, Eduardo Coca Pérez, se encargan de transmitir las órdenes y reportar novedades, pero, a decir de los agentes de investigación, las cosas no funcionan a larga distancia, por lo cual, exigen la presencia del fiscal general Alejandro Jaime Gómez Sánchez, para que conozca de primera mano esta situación y ponga remedio, de un manotazo en el escritorio para que Carrasco Alcántara se presente a trabajar a Chimalhuacán o en su defecto nombre a una persona que atienda el negocio de tiempo completo y sin intermediarios, como actualmente ocurre.

De todo este caos y conflicto interno en el GTO Chimalhuacán, se culpa a Gabriel Navarro Luna, quien en tres años de haber sido creados los citados grupos, sólo han enviado como mandos a pura escoria y los resultados para con la sociedad son pobres y, para lo único que si han funcionado estos grupos tácticos, es para enriquecer a los mandos, dinero sucio que llega a las manos de Gabriel Navarro Luna y de ahí, a Toluca.

Cabe recordar que el primer coordinador del GTO Chimalhuacán, fue el propio Carrasco Alcántara quien llegó de la mano del jefe de Grupo, Guillermo Portocarrero Caneda el 9 de septiembre de 2016. Posteriormente, el 2 de diciembre de ese mismo año, llegó como coordinador Felipe de Jesús Arcos Jiménez de la Rosa; durante estos casi tres años han desfilado por el GTO los siguientes jefes de grupo:

Víctor Manuel Fortis Saucedo, quien el 26 de enero de 2017 sustituyó a Portocarrero Caneda. Cabe recordar que desde el primer instante que Fortis Saucedo se hizo cargo de dicho grupo, se dedicó a extorsionar a narcomenudistas de la zona, principalmente a uno identificado como El Michoacano a quien detuvo y “bailó” con varios miles de pesos.

En este asunto participaron elementos de la policía estatal y de la policía municipal de Chimalhuacán a quienes Fortis sólo les repartió 3 mil pesos, una bicoca, lo cual, causó malestar, se filtró la información y se creó una auténtica “bomba” al interior de la corporación, pero, para sorpresa de muchos, todo quedó en el estallido sin castigar a nadie. Sin embargo meses más tarde, trascendió que el comandante Fortis Saucedo, le había “ganado” con un “tabique” de coca a su patrón y jefe, el coordinador Arcos Jiménez de la Rosa, motivo por el cual, fue removido a Toluca, por chueco.

Fue de esta manera que Navarro Luna coordinador general de los GTO mandó a Chimalhuacán a uno de sus principales incondicionales de nombre Josafat Miguel Escalante Rodón, esto ocurrió el 8 de noviembre de 2017. Cabe subrayar que Escalante Rodón es un viejo policía «asuntero», quien no tardó en hacer de las suyas.

Una de esas fue el caso del un presunto robacoches a quien le exigía cien mil pesos, incluso, el jefe policiaco aseguró un inmueble en Chimalhuacán con una cadena y un candado, pero, no contaba que familiares del presunto delincuente detenido ya lo habían denunciado en la fiscalía Anticorrupción, ubicada en avenida Vicente Villada no. 200, colonia Metropultana, tercera sección, municipio de Nezahualcóyotl.

El coordinador Arcos Jiménez de la Rosa fue enterado de este abuso de autoridad que, en ningún momento le había reportado su jefe de grupo, quien también fue removido por “picaojos” el 28 de enero de 2019. De nueva cuenta el citado maestro Navarro Luna ordenó que el entonces agente Alberto Cruz Garcés fuera habilitado como jefe de grupo. En ocho meses dicho policía le sacó “jugo” al cargo quien después de ser propietario de una vil carcacha se compró una lujosa camioneta Explorer, blanca, con valor de 300 mil pesos, la cual, orgulloso presumía a sus elementos.

Para nadie es desconocido que fue gracias a la extorsión, a narcomenudistas en Chimalhuacán y San Vicente Chicoloapan, donde éste corrupto policía logró amasar cuantiosa y envidiable fortuna.

Este es un panorama general de la podredumbre que existe al interior de los famosos y temidos Grupos Tácticos Operativos (GTO), cuya misión original era combatir delitos de alto impacto, pero, desviaron el camino y se convirtieron en «maestros» y policías expertos en lograr sólo riqueza de alto impacto, entre ellos. De ahí la descomposición al interior de estos grupos.

Finalmente, cabe señalar a otros mandos que también se han enriquecido a través de los GTO, como son el propio Gabriel Navarro Luna, su fiel lacayo el comandante Luis Alberto Brand Cruz y los coordinadores Roberto Camacho Lovera, Evanivaldo Mecalco González, señalado de trabajar para mañosos; Omar Agustín Hernández Heredia, Víctor Manuel Jaimes Cuenca y Felipe de Jesús Arcos Jiménez de la Rosa, así como los jefes de grupo: Enrique García Guerrero, José Antonio Dámaso Jiménez y Óscar Cervantes Ramírez, El Choyón, entre otros, auténtica mafia incrustada en los Grupos Tácticos Operativos.

IMG-20191014-WA0064

Deja un comentario