OPINIÓN: EDUCACIÓN

Tabasqueño
La dictadura neoliberal de los últimos 36 años en México ya dio sus resultados al dejar todo al libre mercado: violencia, inseguridad, acoso escolar, desempleo, polarización de la sociedad, donde cada vez son menos los que tienen muchos y cada vez son más los que tienen menos, proletarizando a la clase media que servía de colchón ante los conflictos sociales que provoca que unos “machuchones”, poderosos, tengan todo y la gran mayoría viva en la miseria y la pobreza extrema.
De Miguel de la Madrid a Peña Nieto, esos son sus resultados: mayor corrupción e impunidad, desempleo e informalidad, jóvenes, mujeres y adultos mayores con derechos solo en el dicho nada en los hechos, con una educación a merced de las fuerzas del mercado y no como un bien público, como un derecho constitucional que es parte de los derechos humanos.
El neoliberalismo no es un simple modelo de desarrollo sino una ideología, que tiene como objetivo modificar los patrones de pensamiento, la manera de percibir los problemas y el afán por polarizar el mundo social entre los que están a favor del progreso y los que se le oponen, es la definición de los clásicos.
Pero también son claros cuando afirman que “el neoliberalismo es un conjunto de ideas que promueve intereses específicos y sataniza todo lo que no comulgue con ella. Es así como su poder no sólo se manifiesta en la manipulación de las políticas públicas o los principios educativos, sino que aspira a influir en el tejido cultural de las sociedades contemporáneas, como una plataforma desde la cual puedan ser invadidos todos los campos del conocimiento humano y poder así tener un mayor control social y poder imponerse sin necesidad del uso de la fuerza bruta”.
Por eso hay que considerar que la mercantilización de la educación promovida por el neoliberalismo la transforma en un buen negocio, con políticas empresariales y fines privados, no sociales, donde el estudiante la ve como una inversión a recuperar al final de sus estudios, no como una aportación que la sociedad en su conjunto le da en conocimientos y herramientas a sus integrantes, que la devolverán como profesionales en su momento.
La educación neoliberal somete al sistema a la racionalización del gasto, pauperización docente, menos contratos de tiempo completo suplido por profesores por hora y el fin de la educación gratuita en los hechos pese la gratuidad constitucional.
Los campos del conocimiento se subordinan a la oferta laboral, se reducen a una educación especializada y técnica, olvidando el desarrollo del pensamiento libre y autónomo, donde la historia, la geografía y el civismo son párrafos añadidos al pensamiento económico de manera subalterna, con la que los valores y principios que regían la vida de la sociedad mexicana se esfumaron
Los docentes ven reducido su trabajo al proceso de una maquiladora del conocimiento, donde tienen que realizar otros trabajos para completar para “el chivo”, sin tener tiempo de preparar sus clases, revisar las tareas, dar asesoría adicional a los alumnos que lo requieran, nada de lo que veíamos en otra época donde el maestro era casi como un segundo padre o madre que ejercía el apostolado de la docencia para servir a su país.
La educación neoliberal destaca a la educación privada como “mejor” que la educación pública, cuando hasta ahora la mayoría de los gobernantes del país son egresados de escuelas públicas, salvo los tecnócratas que en más de tres décadas se acomodaron para saquear el país, terminar con el patrimonio nacional y malbaratar los recursos naturales.
La reforma educativa que está en marcha deberá terminar de un brochazo con la educación neoliberal que impera en el Sistema Educativo Nacional para que tengamos una educación de avanzada, donde la intangibilidad de la dignidad humana esté presente desde la educación inicial, especial, indígena en todos los niveles educativos, garantizando este bien público para todos.

BATALLA EDUCATIVA
Después de este puente por el natalicio de nuestro Benemérito de las Américas, comienza la batalla en el Congreso de la Unión, la de los cambios para terminar con la reforma educativa de Peña Nieto y dar paso a una legislación que permita en verdad recuperar ese bien público de la Nación que es la educación.
Por lo pronto el magisterio oaxaqueño viene en camino a la Ciudad de México y posiblemente de otras entidades también, ante la discusión que se espera en comisiones esta semana, para dictaminar lo conducente y meterla al pleno a finales de mes.
El coordinador del PT, Reginaldo Sandoval Flores, impulsor de cambios constitucionales en educación, llamó a las bancadas en San Lázaro a terminar con el gatopardismo educativo y legislar a favor de una educación con dignidad humana, que permita terminar con el neoliberalismo desde las aulas para impulsar el desarrollo del país y de la sociedad sobre nuevas bases educativas.
Consideró que la educación es y debe ser la columna vertebral de la Cuarta Transformación, ya que, con una educación inicial hasta la universidad, inclusiva de todos los sectores, se logrará caminar a mejores estadios de seguridad, de empleo, de desarrollo científico y tecnológico, de progreso social hasta ahora negado por los gobiernos neoliberales de los últimos años.
Resaltó la lucha de los pueblos indígenas por erigirse como sujetos de derecho bajo los siguientes principios orientadores: revalorar y fortalecer las lenguas y culturas originarias; hacer presente la Ciencia Comunitaria en las escuelas; Comunalizar la educación; impulsar la economía solidaria y soberanía alimentaria; proteger la Naturaleza; dignificar la vida y hacer presente el arte y la tecnología comunitaria en las escuelas.
Sentenció que una reforma educativa que no abrogue la de Peña Nieto y termine con la educación vista como una mercancía del mercado, le quedará a deber a los millones de mexicanos que confiaron en el cambio verdadero en México.

DEFINICIONES
Vaya que si los gobiernos neoliberales acabaron con todo al tratar de disminuir la presencia del Estado en la economía y deshacerse de las empresas productivas que pasaron a manos privadas para generar a los nuevos ricos del país del todo conocidos. Si las empresas privatizadas no servían como es que hicieron millonarios a sus nuevos dueños. La historia de corruptelas es pública.
La lucha de los trabajadores petroleros y de México para recuperar el control de sus recursos naturales que son propiedad de la Nación, tuvo el 18 de marzo de hace 81 años, su fruto con la expropiación petrolera para hacer de ella un garante de la economía mexicana, claro hasta que la revolución institucionalizada, con una excepción que nacionalizó la industria eléctrica, comenzó el saqueo y el remate de los bienes de todos los mexicanos.
Los neoliberales quieren seguir saqueando al país y para ello utilizan sus plumas domesticadas para denostar los trabajos por el rescate de la industria energética de México y terminar con la inseguridad que los grupos de huachicoleros causan en diversas regiones con el apoyo de sus protectores de cuello blanco.
Vivimos tiempo de definiciones parodiando la frase neoliberal, con los que estén a favor del progreso o en contra, pero desde una perspectiva de gobierno cercano a la gente y a su servicio.
Hasta nosotros tenemos que definirnos; si los youtubers y blogueros, algunos patrocinados por delincuentes de cuello blanco, son periodistas o mercenarios de prensa, ¿quiénes son periodistas?
Comentarios a uliseshj@hotmail.com
Visita http://www.legislativotv.com.mx

Deja un comentario