OPINIÓN: ME CANSO GANSO

Tabasqueño
Revolucionar la forma de hacer política en México es sin duda una forma de ir cambiando los usos y costumbres a los que la clase política tradicional estaba acostumbrada, a los protocolos sociales y económicos acostumbrados, al elogio banal de sus plumas apapachadas con el erario, hechos que ya desde la Reforma Zarco plasmó en algunas de sus crónicas legislativas sobre la validez de su carga al tesoro nacional, y esto hace trastabillar a los que quieren seguir conservando el statu quo.
Una sociedad con un estilo de vida hecho a semejanza de sus televisoras que dictaban las buenas costumbres, la moda, el que sí y el que no, “si lo dijo zab… es cierto”; modo de vida contrario a la idiosincrasia de las regiones que con sus repetidoras fue imponiendo desde la década de los 70 del siglo pasado al expandirse por todo el territorio nacional, con novelas como “Gutierritos” y otras que competían contra las radionovelas del “Ojo de Vidrio”, “Kaliman”, “Julián Gallardo, El Redentor”, “La Tremenda Corte” y noticieros radiofónicos locales que eran el medio comunicación de toda una entidad para su población.
Cuando los mexicanos ajenos a la cultura y modo de vida de los estados del centro, de Veracruz a Jalisco, entre ellos la capital del país, veíamos los relatos, testimonios, sucesos de familias novelados a cuadro, lo primero que pensábamos era: ¿en qué país ocurrirán esas cosas? Porque tragedias como esas no las conocíamos nuestra entidad, ahora son comunes en todo el país.
Accidentes fatales y asesinatos eran tan escasos, que cuando sucedía algo así, el morbo radiofónico era tal que se convertía en un hecho relatado ante la sorpresa de los radioescuchas que comentaban lo sucedido en las calles de las ciudades y poblaciones; era el tema de los ciudadanos en el transporte público.
Éramos una sociedad que no vivíamos con inseguridad alguna, que convivíamos con propios y extraños sin miedo alguno en las plazas públicas y donde las expresiones de la jerga popular se dejaban escuchar, como esa ahora tan conocida de “me canso ganso”, “ay mojo”, “ta’bueno, pue”, “ashushao”, “shoto”, “estás bolo” y muchas más como “bato”, “andas pisto”, en el norte.
Que no cae bien a los mexicanos del centro, tan sentidos y de piel delgada que son, acostumbrados al “wuey”, “no mam..”, vocablos que los jóvenes de ahora usan y denotan el escaso vocabulario de su hablar cotidiano que parecen monólogos de “wueyes” y “no mam…”. Muchos no imitamos regionalismos ajenos al nuestro.
Panegiristas del sistema y de las diversas corrientes políticas suelen utilizar sus espacios para denostar al contrario sin aportar argumentos propios para una crítica constructiva que permita, a los que se equivocan, reconocer sus yerros y rectificar el camino de las políticas o actividad pública o privada, que estén realizando.
Se trata de hacer ver mal al otro por consigna y eso no ayuda al desarrollo de una nación, sobre todo a la hora de revisar el funcionamiento de un sistema político, de un modelo económico y el desarrollo social de un país.
Me canso ganso de que cuando menos las cosas no son como antes. Hace más de un siglo, la participación de los tabasqueños en el combate a los franceses nos dejó gran enseñanza con el coronel Gregorio Méndez, en la Revolución Mexicana tuvimos un vicepresidente con José María Pino Suárez, y un impulso a la libertad de expresión en el fundador de un diario que todavía circula con Félix Fulgencio Palavicini, quien prestó su rotativa para la impresión de la Constitución de 1917.
Y seguimos participando en diferentes trincheras en favor de la Patria, ahora tenemos un representante del trópico húmedo en Palacio Nacional. Y apenas van 100 días.

EDUCACIÓN INICIAL
La democracia comienza en casa, es algo que muchos de los que utilizan este término no cumplen, afuera son demócratas y adentro dictadores, y ahí cabemos todos. Díganme cuándo ha dejado que su pareja e hijos tomen sus propias decisiones sobre lo que quiere estudiar, aprender o hacer, sin que tenga que pasar por el filtro del “jefe de la casa”. El diálogo y el consenso comienza aquí.
La educación comienza en casa con todo eso que oye y ve nuestra familia y que toma como ejemplo a seguir ante los demás. Si ven que pides las cosas a gritos y de forma grosera, esa será su educación inicial que replicará ante otros. Serán sus primeros valores en la convivencia social y los principios a seguir.
La educación inicial es fundamental para el desarrollo social de los ciudadanos, de otra manera no habría forma de entender cómo es que jóvenes que quedaron huérfanos a temprana edad o bien, que tuvieron que comenzar su vida social fuera del círculo familiar y de su lugar origen, pese a la influencia que el entorno social donde vivieron pudo causarles, dicen no a los vicios y a los malos hábitos de todo tipo, y terminan su carrera profesional y siguen su desarrollo, contrario a muchos que en familia, no lo hacen.
Las políticas neoliberales que globalizan la corrupción y la impunidad en los países obligan a las familias a trabajos agotadores con poca paga, en la que la pareja de hecho abandona a sus hijos a las leyes naturales donde ven que, si alguien agarra algo que no es suyo, lo imitan; si todos beben algo, beben también; si consumen algo, lo prueban al no existir directriz social alguna.
Los padres salen temprano y regresan tarde, de manera que nadie les aclara sus dudas vivenciales, escolares y familiares que no tienen, porque solo se ven en la cama, cuando duermen o despiertan y, como los animales, crecen imitando lo que ven en su entorno social y escuchando las consejas públicas de quienes creen que son sus amigos en diferentes etapas de su vida.
Ante esta situación real que se vive en la sociedad, el Estado Mexicano debe garantizar la educación inicial de todos los mexicanos para formar ciudadanos al servicio de su país y no que el entorno social los forme a semejanza de los infractores de la ley.

ELECCIONES 2019
La lucha por el 24 está presente entre los actores políticos, sobre todo en la nueva mayoría que mueve sus piezas para ir dejando sembrado a operadores en diversas entidades, de manera que la disputa por las gubernaturas y congresos locales, en su caso, va en función de quienes los promueven y a quienes servirán después.
Puebla sin duda, en elecciones extraordinarias por las razones que conocemos, es escenario de una fuerte disputa interna entre quien dirige al movimiento gobernante y los diversos actores políticos con presencia propia presentes en los poderes públicos.
Ya lo comentamos que, pese a que no lo dejó ser Jefe de Gobierno de la capital, fue el primero que le cumplió con una operación política que no dejó duda alguna, la aprobación unánime de las reformas que darán paso a la Guardia Nacional, lo que no pudo hacer su homólogo en la cámara baja. Se llevó oreja y rabo.
Mientras las fuerzas conservadoras de Morena insisten en imponer como candidato a autoritario abogado de Tehuacán, los senadores que contienden piden observadores en las encuestas a realizar para evitar que el apoyo que el PRIAN gobernante de manera interina, disfrazado de PRIMOR, realice un fraude.
Pese a que AMLO no participa ya para jalar votos, su popularidad nacional, da por hecho hasta en el propio PAN que gobernaba, que quien vaya por Morena la tiene ganada y para ello impulsan a un rector que pueda competirle electoralmente y buscar el triunfo.
El PAN podría perder la primera gubernatura que ganó, la de Baja California, además de Puebla; la mayoría en tres congresos locales, y alcaldías de Aguascalientes, Baja California y Durango.
Comentarios a uliseshj@hotmail.com
Visita http://www.legislativotv.com.mx

Deja un comentario