“ES MEJOR SOÑAR CON LLEGAR A EU QUE NUESTRO SUEÑO MUERA EN HONDURAS”: MIGRANTE

IXTAPALUCA, Edomex, 6 de noviembre de 2018. (reporterosenmovimiento) Del contingente de migrantes provenientes de El Salvador, Honduras y Guatemala se entretejen muchas historias, y todas van en busca del sueño americano.

Josué David Martínez Paz, hondureño de San Pedro Sula tiene apenas 26 años de edad y en su natal Honduras cursaba la Licenciatura de Economía, sin embargo partió en esta travesía porque cree alcanzará una mejor calidad de vida.

Con los pies cansados por el largo viaje por los miles de kilómetros que ha tenido que caminar, la piel asoleada y los ojos llenos de esperanza, este hombre sintió alivio de llegar a la Ciudad de México donde dijo, “nos han atendido de mil maneras”.

A ratos caminando y ratos trepado en los camiones para evitar el cansancio y el peligro de transitar por las estrechas carreteras, a Josué no le falta comida, los mexicanos se han encargado de darle “un taco” y agua en esta ruta, y es así como va avanzando y dejando atrás la Ciudad de México, donde cada vez ve más cerca el sueño de llegar a tierra estadounidense.

En entrevista con reporterosenmovimiento, este hombre narró la situación que viven en su país donde enmarcó la inseguridad y la educación, rubros escasos y difíciles
“la inseguridad, la educación has sido muy malas, tampoco tenemos salud, y una serie de factores a niveles de gobierno que nos vienen afectando desde hace como 10 años, la mayoría somos jóvenes y que venimos huyendo de la inseguridad de nuestro país.”

Viaja acompañado de su hermano y aún mantiene la incertidumbre de saber si este largo andar será un éxito o no, “estamos en México la entrada del Chalco para acá ha sido espectacular los mexicanos ahora se han portado a la altura demostrado que son un país completamente diferente al nuestro, aquí hay mucha cultura aquí hay muchas personas con humanidad con mucho corazón, gracias a Dios no nos ha faltado nada”, dijo.

Esperando llegar a su destino en aproximadamente un mes, Josué David dijo estar consciente que Estados Unidos no les brindará la oportunidad de adentrarse en ese país, sin embargo espera que los jóvenes como él puedan mantenerse en México para estudiar y trabajar.

Encomendado a Dios, este hombre espera encontrar una oportunidad en México, pero si no se da vamos a seguir para arriba y adelante, “llevamos el mes, el gobierno de México nos da 45 días el permiso del gobierno mexicano solamente ha sido verbal algo que no nos respalda en el lapso del camino”

Asimismo narró que a pesar de que el presidente Enrique Peña Nieto dijo daba la oportunidad de que los migrantes se quedaran e hicieran un trámite “es una horrible mentira a nuestros compañeros que se quedaron en Chiapas y ahí en Oaxaca, ellos a los 3 días han sido regresados a Honduras allá están presos porque vivimos en un Honduras en una Cuba moderna en Tierra Firme así le llamo yo así lo autodenomino yo porque estamos igual que Cuba en un auto derecha pero aplicando el comunismo de Cuba que si tú sales no te dejan te reprimen están cerrada las fronteras militarizadas te llevan preso si te atrapan, si tú regresas o te deportan vas preso”, dijo.

A 15 días de estar en territorio mexicano, externó que les quedan 30 días y esperan avanzar un poco más rápido de lo que lo han hecho.

De cerca se les ve el rostro sumamente exhausto y aún así narra los hechos bajo un sol abrasador y un calor de justicia, donde a pesar de las dificultades, no frena su paso.

Enterado que Estados Unidos ha manejado un lenguaje psicológico, dijo que este país mantiene una prueba, “tendrá que redimirse y demostrarle al mundo que no es como dice porque nos ha autodenominado como delincuentes e incluso en un contexto demasiado elevado de terroristas pero tú puedes ver que vienen muchas personas no trae ni un quinto”, explicó.

Con las manos vacías, este hombre se dijo estar sin “plata”, pero en busca de una esperanza, de salir adelante y tener una vida alejada de la violencia
“quisieron también decir que Venezuela nos financiaba, pero es un país que está en quiebra en bancarrota… ¿qué nos va a dar?”, explicó.

Asimismo narró no ser el único joven en que sale corriendo de su país, y es que si no es el gobierno, es la delincuencia la que no les permite vivir y salir adelante, puntualizó.

Dijo que prefiere soñar con llegar a Estados Unidos que ver morir sus sueños junto con él en Honduras.

Él junto con otros migrantes hicieron un alto en el campamento de los sacerdotes de la Diócesis de Valle de Chalco, para tomar alimentos, descansar un rato, tomar algo de ropa que le ofrecían y después seguir su camino.

Josué David y su hermano tuvieron que tomar una colectiva al metro Santa Martha para trasladarse a la Ciudad Deportiva de la CDMX, donde se encuentran miles de migrantes que recuperan fuerza para seguir su camino a Estados Unidos, dónde no los quiere ver Donald Trump.

Deja un comentario