OBSERVANDO: ANTROS, EN LA IMPUNIDAD MEXIQUENSE

image

Por: PEPE TOÑO

Hay más antros que escuelas públicas en los municipios conurbados a la Ciudad de México. En esos sitios se expende alcohol adulterado, droga y prostitución todo ello al parecer bajo la complacencia de las autoridades locales. Hay algunos lugares donde se contrata a menores de edad para su explotación laboral debido a que al no contar con documentación les paga lo que quieran y los obligan a realizar trabajos forzados o no adecuados para ellos.
Crímenes, zafarranchos y protegidos por miembros de bandas organizadas o del crimen organizado varios de esos negocios laboran sin que se les moleste, algunos cuentan con licencia de restaurantes y loncherías, unos más tienen seguridad privada para ser vigilados y otros cuentan con vehículos clonados como patrullas para la vigilancia externa.
En años anteriores había operativos para revisar la documentación de dichos lugares, en otros los revisaban el sector salud y unos más eran investigados por la Fiscalía Estatal para checar que no tuvieran armas de fuego o punzo cortantes. Todo ello se a cabo ante los actos de extorsión de los servidores públicos para lograr obtener la apertura de los negocios donde se encontraran irregularidades.
Algunos negocios han recurrido ante un Juez Federal para sacar un amparo para evitar el cierre o clausura del negocio, por lo cual han aparecido cada vez más negocios que han abierto sus puertas, con el apoyo de las autoridades federales, estatales y municipales. Hay negocios donde contratan a empleados para laborar como meseros o meseras con la consigna de que tienen que expender droga o de lo contrario les quitan el empleo.
En el centro del municipio de La Paz son frecuentes los crímenes contra consumidores donde salen a relucir armas de fuego o punzo cortantes, también se registran riñas internas y en otros los agresores entran para atacar a comensales o dueños de negocios que se niegan a pagar su “cuota” exigida para el negocio no tenga problema de funcionamiento. En este municipio hay una zona catalogada como la más insegura a consecuencia de los negocios que hay en un tramo de caso 200 metros.
La zona “roja” de la paz se encuentra a un costado de la carretera federal México-Texcoco donde han dejado los sicarios varias personas muertas, otros decapitados y otros más arrojan los cuerpos inertes, todo ello para amedrentar, lo cierto es que según las mismas autoridades hay más giros “rojos” que planteles educativos, ante lo cual se debe intervenir para frenar el crecimiento anárquico.
Los clausuran y vuelven a abrir sus puertas lo antes posible ello a consecuencia que detrás de esos giros hay personajes bien relacionados con la autoridad federal o estatal para volver a reabrir, a pesar de contar con juicios administrativos o penales, lo que buscan es seguir trabajando por las grandes ganancias que deja un lugar de esos.

Deja un comentario