Futura Secretaria de las Mujeres incluirá en su  agenda de trabajo el “feminicidio”, como prioridad

1533161141075516445639.jpg

CIMACFoto: Rosario Nieto.

* El reto: “que las capitalinas ejerzan sus derechos”: Gabriela Rodríguez

Por: Hazel Zamora Mendieta

Cimacnoticias/Ciudad de México, 1 de agosto de 2018.-  El Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México (Inmujeres-DF) elevará su rango a Secretaría de las Mujeres, un paso necesario, afirmó su próxima titular Gabriela Rodríguez Ramírez, pues la agenda de género tendrá mayor peso político en el gobierno local y la entidad concentrará toda la política pública dirigida a las capitalinas.

Claudia Sheinbaum Pardo, la primera mujer electa Jefa de Gobierno, presentó el pasado 22 de julio su gabinete paritario y anunció un cambio sustancial en el Inmujeres-DF: ya no será una entidad autónoma descentralizada de la administración pública, formará parte de ella como una nueva secretaría, la Secretaría de las Mujeres, presidida por la maestra Gabriela Rodríguez Ramírez.

Rodríguez Ramírez ha enfocado su trabajo en los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, fundó y dirigió la organización civil Afluentes, enfocada en la salud sexual y prevención del embarazo adolescente. En una nueva etapa será la Secretaria de las Mujeres en la capital del país y habló en entrevista con Cimacnoticias de su designación, los cambios por venir en el Instituto y la agenda que planea impulsar a favor de las mujeres y niñas de esta ciudad.

LA TRANSFORMACIÓN

La psicóloga en educación por la UNAM reconoció el compromiso que hereda, una institución que por 20 años se ha responsabilizado de garantizar a las capitalinas el pleno ejercicio de sus Derechos Humanos y la igualdad sustantiva con sus pares varones, desde su antecedente como el Programa para la Participación Equitativa de las Mujeres en el Distrito Federal, creado en 1998 y su transformación a Inmujeres DF en 2002.

“Hay que partir que heredo una gran institución. Es el mejor Instituto de las mujeres en el país, ha funcionado bien, la dirigencia siempre ha sido de mujeres líderes que han llevado la agenda de género. Hoy podemos decir que los logros en derechos de las mujeres en la ciudad son ejemplares para todo el país. La Ciudad de México abrió la agenda para América Latina en los temas de aborto, matrimonio entre personas del mismo sexo y las unidades de atención a la violencia de género”, rememoró Rodríguez Ramírez.

Ahora, en esta segunda evolución histórica del Inmujeres DF, su próxima titular afirmó que tiene un objetivo concreto, dotar a la institución de mayor fuerza política y darle a los derechos de las mujeres la misma importancia en la agenda de gobierno que otros temas como la educación, salud, economía, cultura…

“Colocar el tema –derechos de las mujeres- en el gabinete al mismo nivel que las demás Secretarías es darle mayor prioridad, una fuerza institucional mayor y tiene muchas ventajas a diferencia del Instituto de las Mujeres. Ahora que es una Secretaría lo primero es articular un conjunto de servicios fragmentados, muy particularmente en la violencia de género, hay programas que están en la Secretaría de Desarrollo Social otros en la Procuraduría de Justicia, agruparlo en un sola Secretaría permite tener el modelo completo de atención a la violencia de género y la igualdad sustantiva”.

La concentración de servicios dirigidos a mujeres y niñas de la capital –prosiguió la maestra- ayudaría a “optimizar los recursos y tener un mayor impacto y eficiencia, tanto en la prevención y atención  a las mujeres violentadas”.

De acuerdo con Gabriela Rodríguez la potencia política que tendrá la Secretaría de las Mujeres de la Ciudad de México le va permitir tener injerencia en las otras secretarías del gabinete de Claudia Sheinbaum, para asegurar que las políticas públicas que generen tengan un enfoque de género.

“En segundo lugar, estando a nivel de gabinete la posibilidad de tener mayor influencia en todas las Secretarías es mayor, esto que le llamamos la transversalidad de género que no es otra cosa más que hacer todas las dependencias gubernamentales tengan en sus actividades y programas una perspectiva de género, todo mundo debe tener un visión de género y eso es más probable hacerlo con la Secretaría de las Mujeres”.

Al cuestionarle sobre la autonomía del Inmujeres DF, Rodríguez Ramírez, aclaró que el Instituto nunca la tuvo puesto que las decisiones importantes siempre estuvieron dependientes del Jefe de Gobierno, y afirmó que el cambio a Secretaría es un cambio positivo que pidieron muchas mujeres en la campaña de Claudia Sheinbaum.

“Lo que yo pienso es que el Instituto no ha tenido una autonomía, las fuertes decisiones siempre han dependido del Jefe de Gobierno, entonces no hay tal autonomía. Para mi gusto yo estoy de acuerdo que debe ser Secretaría, debe tener el gran peso de  una Secretaría, debe ser parte de la gobernanza, de la lucha por los derechos de las mujeres. Debe tener un nivel de gobernabilidad y para que tenga un mayor peso político debe ser parte del gabinete”.

Entonces la evolución de la institución implica cambios estructurales, como Secretaría local ingresará en la administración directa de la Jefa de Gobierno, y ello requiere la elaboración de una nueva ley que rija a la Secretaría de las Mujeres y anuncie el fin del Inmujeres local -en la cual ya están trabajando-, adelantó Rodríguez Ramírez.

Entre otras necesidades de la Secretaría existirá el fortalecimiento del presupuesto económico enfocado en una estructura mayor: se vislumbra que la institución cuente con 3 o 4 direcciones para operar los servicios de prevención, atención y sanción a la violencia de género y la igualdad de las mujeres, informó la próxima servidora pública.

AGENDA: FEMINICIDIO E IMPUNIDAD

La próxima Secretaria de las Mujeres está estructurando su agenda de género, el tema uno, dijo, es sin duda el feminicidio. Los datos lo demandan, lamentó Gabriela Rodríguez: según la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJDF) en cinco años (2012-2016) ocurrieron 260 casos feminicidio, que siguen aumentando, tan solo de noviembre de 2016 a junio de 2017, la Procuraduría registró otros 101 casos.

La maestra ya plantea un escenario en caso que la Secretaría de Gobernación (Segob) active la Alerta de Violencia de Género en la Ciudad de México (solicitada por organizaciones en septiembre de 2018), pues prevé así será por “ser necesaria”. En ese caso, buscaría que a diferencia de los demás estados que cuentan con el mecanismo, este realmente tenga un impacto en el decremento de la violencia.

El otro “gran tema” en la administración de Rodríguez Ramírez, es terminar con la impunidad, garantizarle a las capitalinas el acceso a la justicia: “No han puesto toda la energía para la sanción de los agresores, si continúa la impunidad no va a bajar la violencia de género. Claro, no es la misma sanción que va recibir un feminicida, que un hombre que acosa, pero tenemos que tener sanciones para quienes están acosando en la calle y el metro, el tema de la impunidad es el otro gran tema, para acabar con la violencia el primer paso es la impunidad y el segundo la prevención”.

Entre las acciones concretas que llevará a cabo la administración de Gabriela Rodríguez, habló de una campaña de prevención del acoso sexual en el transporte público con alcance en la mayoría de las estaciones del servicio metro, camiones y autobuses. Programas para la protección de grupos como mujeres indígenas, migrantes, defensoras de Derechos Humanos y mujeres periodistas.

La difusión del programa de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en adultas y adolescentes y la prevención del embarazo adolescente, serán otros de sus ejes de trabajo. “Según estudios que he revisado las mujeres todavía no se han enterado que en esta ciudad esta despenalizado el aborto, hay que hacer una gran campaña de los derechos sexuales y reproductivos para que las jóvenes y señoras sepan cuáles son sus derechos y los exijan, “Autonomía de las Mujeres” es un programa que estamos estructurando”, agregó.

EL RETO: QUE LAS CAPITALINAS EJERZAN SUS DERECHOS

La maestra en antropología social, Gabriela Rodríguez, ha dedicado su trabajo a estudios de género y sexualidad y trabajado por 30 años desde las organizaciones de la sociedad civil, por ello aseguró que trabajará de la mano con ellas. Cuando se le cuestionó que pueden esperar las capitalinas de su administración, ella respondió:

“Se trata que se ejerzan los derechos, ese es el horizonte. Tenemos un marco legal muy bueno, la Ley de Acceso de las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia, la nueva Constitución es un marco de avance en los derechos de las mujeres. Para mí el reto es que las mujeres ejerzan sus derechos.”

Gabriela Rodríguez contó que en los últimos seis meses apoyó a Claudia Sheinbaum en su campaña para ser Jefa de Gobierno, al triunfar en el proceso electoral del 1 de julio, la invitó a encabezar la Secretaría de las Mujeres. Entusiasta aceptó el puesto por el hecho de formar parte de “un momento histórico en México”, dijo:

“Soy una mujer jubilada, yo creo que si no es por eso no lo hubiera aceptado, participar en el cambio que viene, desde el tema que entiendo más –los derechos de las mujeres-, es una oportunidad única, siento que la patria me llamó, lo que viene es muy difícil, hay que cambiar el país, todo, eso incluye la desigualdad y la violencia contra las mujeres. Todo el tablero cambio hacía una posibilidad de cambio”.

Además de fundar Afluentes, la psicóloga en educación fue por diez años subdirectora de la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar (Mexfam). Ha publicado 15 libros y desde hace 20 años publica una columna de política sexual en el periódico La Jornada.

Deja un comentario