fbpx
13 junio, 2021

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

EN LA FUL 2015 INVITARÁ JORGE PEDRO URIBE A RECORRER LA CDMX SIN MIEDO Y DESCUBRIR SUS HISTORIAS Y PERSONAJES

zzzz386* El cronista presentará “Amor por la Ciudad de México”, crónicas barriales donde costumbres, tradiciones, leyendas y personajes se suman para dibujar la urbe capitalina de norte a sur y de este a oeste

Con el reto de equilibrar en un solo libro crónicas suficientes para dibujar a totalidad a la capital del país, Jorge Pedro Uribe llevará a la Feria Universitaria del Libro, FUL 2015, su libro “Amor por la Ciudad de México”, que en un esfuerzo sintético y exhaustivo recorre de Norte a Sur y de Oriente a Poniente, sus barrios, calles, edificios y espacios más emblemáticos, con la invitación a conocerla sin miedo, con ojos de niño, sin prejuicios y curiosidad gatuna.

“Amar la ciudad en el sentido amplio del verbo ha sido el propósito de escribir estás crónicas y es el propósito que me gustaría conseguir en los lectores. Conozcamos la ciudad sin miedo porque la recompensa es muy gratificante, yo lo intentó todo el tiempo y me encuentro con grandes sorpresas”.

Así describe este cronista moderno su pasión por el corazón del país y entusiasta afirma que hasta en las zonas más intimidantes y escabrosas de la ciudad, las personas agradecen la atención a su barrio y se convierten en ángeles protectores: “La gente es muy educada y muy amable, siempre hay una sonrisa y ganas de platicar historias fascinantes”.

La obra editada bajo el sello Paralelo 21 es una recopilación de las crónicas que Jorge Pedro Uribe publicó durante los últimos dos años en distintos medios de comunicación como la Revista Mexicanísimo y los diarios Más por Más, Milenio y La Jornada.

El joven periodista y comunicador explica que aún sin ser la intención, los grandes protagonistas del libro son más las personas que los edificios, ello le aporta una gran frescura a las crónicas al establecer diálogos entre personajes, incluir opiniones y relatos y es que a decir de Jorge Pedro, hay miles de cronistas anónimos, hombres y mujeres de todas las edades dispuestos a narrar y compartir las historias de sus barrios, colonias y pueblos.

“La labor del cronista actualmente es mucho más basta y compleja. No puede haber un solo cronista para la ciudad. Ahora en 2015 es imposible pensar en un cronista, somos un montón de gente aportándole a la crónica desde nuestras trincheras”, anticipa Jorge Pedro y precisa que en un esfuerzo ambicioso trató de tomar en cuenta la mayor parte del Distrito Federal, norte, sur, oriente y poniente, evitando la tentación de sólo hablar del centro histórico y colonias aledañas.

En sentido similar, apunta también que trató de evitar la prevalencia de un solo Siglo o de concentrarse demasiado en la arquitectura. “Traté de que toda esta compilación de crónicas tuvieran equilibrio para que el Distrito Federal no me lo reclamara después”, comenta y precisa que algunas crónicas están espolvoreadas con imaginación literaria pero todas tienen un rigor real y están minuciosamente trabajadas.

Jorge Pedro Uribe describe su libro como orgánico respecto a la forma natural como se fue construyendo, sin planes previos, dejándose llevar por sus propios intereses y por las voces de la ciudad que guiaban su camino, “fue un impulso muy orgánico de ir a conocer las zonas que me obsesionan, interesan y ha sido muy divertido hablar con tantas personas, poder establecer diálogos y ponerlos en papel, pero no fue intencional”, sonríe mientras relata como un día estaba obsesionado por descubrir los secretos de Tacubaya, los alrededores de Tláhuac, investigar las historias tepanecas y todo sobre los grandes arquitectos de la modernidad.

“Soy muy curioso, como los gatos y me gusta mucho meter mi nariz donde huele bien y me encanta tocar puertas donde sospecho algo interesante, me encanta hablar con las personas y mirar dos veces aquel edificio porque me late que hay algo interesante”, afirma mientras recorre con la vista el espacio que le rodea y señala a manera de explicación, que en el primer capítulo de su libro plantea su estilo para escribir y define los límites de la Ciudad de México, que dice no es lo mismo que el Distrito Federal ni tampoco Tenochtitlán.

En este libro de crónicas, Jorge Pedro Uribe Llamas pretende regalarle al lector mucho más que eso, con una serie de guiños, humor y personajes maravillosos que descubre en las calles más recónditas y sin reparo abren sus puertas y corazones para compartir sus historias.

“La ciudad es una invitación perpetua, constante, porque adonde mire uno hay algo bien interesante, una persona con quien dan ganas de platicar y a donde mire uno habrá información valiosa y poco explorada. Tanta curiosidad, tanto chisme, tanto caminar y el amor que siento por la cultura mexicana y mi país, son el caldo de cultivo para que uno como comunicador se pueda explayar”, concluye.

A %d blogueros les gusta esto: