fbpx
18 enero, 2022

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

ANUNCIAN MARCHA EN PAPALOTLA POR MUERTE DE JOVEN A MANOS DE UN POLICÍA DE TEXCOCO

FOTO DEL POLICÍA DE TEXCOCO, AGRESOR DE UN VECINO EN PAPALOTLA
FOTO DEL POLICÍA DE TEXCOCO, AGRESOR DE UN VECINO EN PAPALOTLA

***. En asesinato ocurrió en 24 de mayo, a la fecha ni hay indicio del policía agresor
***. Familiares y vecinos de Cristian Trujano se unen para exigir justicia
***. El padre del amenazo con «quebrarse a otros».

PAPALOTLA, Méx., 17 de junio del 2015.- La familia Trujano Zamora y vecinos, anunciaron que el próximo domingo 20 de junio, marcharán para exigir justicia ante el asesinato que el policía municipal de Texcoco, Jonathan Carrillo Nieto, cometió en contra de Cristian Trujano Zamora.

Familiares de la víctima hicieron el anuncio de la marcha, luego de que a casi un mes no han dado resultados sobre la detención del elemento policiaco que laboraba en Texcoco, quien tras estar disparando contra la casa de su víctima por más de dos horas, finalmente acabó por privarlo de la vida al dispararle en el estómago y dejar herido en una mano al padre del joven baleado.

De acuerdo con la versión de la señora Inés Zamora, madre de Cristian Trujano, el agresor Jonathan Carrillo Nieto, de unos 26 años de edad, llegó a disparar su arma en más de 16 veces a la casa de Cristian Trujano Zamora, de 19 años, hasta que logró verlo y dispárale dejándolo herido de gravedad.

Cristian Trujano Zamora, murió mas tarde en el hospital Guadalupe Victoria, del municipio de Texcoco hasta donde fue llevado por una patrulla municipal de Papalotla, ante la emergencia médica.

El agresor, un elemento de la policía municipal de Texcoco y ex policía federal, huyó protegido por su madre, Lionsa Esperanza Nieto, delegada del barrio Chimalpa, donde ocurrieron los hechos el domingo 24 de mayo de este 2015.

Ante la tragedia, la familia de Cristian Trujano Zamora, exige justicia y la colaboración de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) para capturar al agresor y al ayuntamiento de Texcoco, para que también ayude a proporcionar todos los datos del policía municipal que huyó después de asesinar a un ciudadano.

La madre de Cristian Trujano Zamora, recordó que durante más de dos horas, el policía municipal de Texcoco estuvo gritando y disparando su arma de fuego frente a su casa ubicada en la calle Prolongación Morelos, barrio de Chimalpa.

«Era domingo, yo regresaba de ir a vender mis alegrías a Papalotla, cuando me entere de que Jonathan había llegado a mi casa a buscar a mi hijo, para ir a reclamarle por unos daños a unas láminas y cristales, pero estuvo disparando su arma de fuego», estableció la madre de la víctima.

Cristian, de oficio albañil, estaba dentro de su casa, cuando el policía municipal de Texcoco, aparentó retirarse, pero se escondió y espero que el muchacho saliera al patio para dispárales en varias ocasiones.

Uno de los balazos alcanzó a Cristian Trujano, en el abdomen, se doblo por la heridas, mientras que su padre Santiago Trujano Vázquez, fue alcanzado en un dedo, por una de las balas que disparó Jonathan Carrillo Nieto.

Sólo hasta que se reportaron personas fallecidas fue que acudió la policía municipal de Papalotla, para ver que es lo que había pasado y auxiliaron a Cristian.

Como la ambulancia no llegaba y ante la evidente gravedad del herido, lo tuvieron que llevar al hospital Guadalupe Victoria, en una patrulla municipal.

Y después en una ambulancia trasladaron al señor Santiago Trujano al mismo hospital, quien fue acompañado por su esposa.

Pero a pesar de esto, el joven Cristian perdió la vida a las 22:30 horas de la noche de ese domingo 24 de mayo, dejando un gran dolor en su madre y familia, así como impotencia entre los vecinos que vieron como el policía municipal de Texcoco, con toda impunidad, estuvo disparando por más de dos horas a la casa del difunto.

Ahora, la familia de Cristian con el apoyo de los vecinos del barrio de Chimalpa, organizan una marcha para el domingo 20 de junio, para exigir justicia y la captura del policía asesino.

Además, Pablo Carrillo, padre del agresor, amenazó a los vecinos, «me puedo quebrar a cualquier otro», dijo cuando llegaron a exigirle que entregara a su hijo, para que responda ante la justicia del Estado de México.

A %d blogueros les gusta esto: