fbpx
16 agosto, 2022

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

OPINIÓN: HABLEN CON LA VERDAD A AMLO

Comentario político del periodista Raymundo Medellín para el programa radiofónico “Hablando Claro” de Radio Expresión México, que conduce Manuel Aparicio.

11:22 a.m. horas

En verdad el canciller Marcelo Ebrard se creerá él mismo las declaraciones que hace, o simple y sencillamente se trata de una desmedida hambre de poder; en Ecatepec, el secretario de Relaciones Exteriores, convocó a «cerrar filas» en torno al presidente Andrés Manuel López Obrador, en defensa de la política energética del país, que será sujeta de la consulta promovida por Estados Unidos y Canadá, que es un derecho en el marco del Tratado de Libre Comercio conocido como T-MEC.

Marcelo sí sabe la importancia que tiene un tratado comercial como el que se celebró con Estados Unidos y Canadá, también, no ignora que, un tratado de esa magnitud está respaldado por leyes internacionales y debo creer que sabe el canciller, de las consecuencias legales que podrían perjudicar a México y a los mexicanos.

¿Entonces, por qué no hablarle al presidente con la verdad?
¿Será que si habla con la verdad a López Obrador, dejará de ser “corcholata” con aspiración a manejar el país?

Al buen entendedor pocas palabras canciller, la decisión está tomada y se perfila como la candidata de MORENA a la Presidencia de la República, la todavía jefa del gobierno de la Ciudad de México.

En la percepción del entorno político sobre el futuro que le esperan a “las corcholatas”, de acuerdo a lo que ha trascendido, es que en primer lugar está doña Claudia, en segundo lugar Encinas, en tercer lugar Pedro Zenteno, quien por cierto ya hizo alianza con Claudia y en cuarto lugar el carnal Marcelo…
En cuanto a la “encuesta” todos desconocen su metodología, pero sí saben de dónde viene la preferencia al interior de MORENA.

Volviendo al tema de la consulta promovida por Estados Unidos y Canadá, en cuanto al Tratado de Libre Comercio, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó, que México es un país independiente, no es colonia de nadie y que el Presidente de México no es títere, ni pelele de ningún gobierno exterior».

No, claro que no, los tratados no se firman con la intención de quitarle su independencia a ningún país, ni tratar de pelele a ningún mandatario, se trata de acuerdos a los que llegaron los representantes de los países en cuestión, para lograr objetivos comerciales que beneficien a los países participantes, así se acordó y firmó el tratado con el respaldo del Congreso y el senado aceptando las reglas que se derivaron de los acuerdos.

A diferencia de la Unión Europea, el T-MEC no crea un conjunto de organismos gubernamentales supranacionales, ni crea un cuerpo de leyes por encima de las leyes nacionales de cada país; en este caso es un tratado en virtud del derecho internacional. Bajo las leyes de los Estados Unidos, se clasifica como un acuerdo ejecutivo del Congreso, lo que refleja un sentido peculiar del término “tratado”.

Hay quienes sostienen que este tratado para el comercio regional en América del Norte, benefició a la economía mexicana, y ayudó a enfrentar la competencia planteada por Japón y la Unión Europea, sin embargo, otros argumentan que Canadá y México se convirtieron en “colonias” de los EE. UU., y que, como consecuencia del T-MEC, aumentó la pobreza en México y agravó el desempleo en los EE. UU.
Creo que la pobreza que se ha generado en México en los últimos casi cuatro años, nada tiene que ver con el T-MEC y sí con políticas económicas y sociales equivocadas.

Indudablemente hacen falta estadistas en México y sobran políticos convenencieros.

A %d blogueros les gusta esto: