fbpx
20 octubre, 2021

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

OPINIÓN:?¿SERÁ EL PRI EL JUDAS DE LA ALIANZA CON EL PAN Y PRD AL APOYAR A AMLO EN SU REFORMA ELÉCTRICA?

Comentario político del periodista Raymundo Medellín para el programa radiofónico “Hablando Claro” de Radio Expresión México que conduce Manuel Aparicio.
04 de octubre de 2021.

9:05 horas

Iniciaba el mes de mayo de 2007 cuando en cumplimiento de un decreto de nacionalización, el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela, tomó el 1 de mayo del 2007 las instalaciones de cuatro refinerías de crudo pesado, en la Faja Petrolífera del Orinoco valorados en 30.000 millones de dólares, que eran operados por petroleras internacionales.


Las negociaciones se concretaron meses después y culminaron con la salida de dos socios estadounidenses, Exxon Mobil y ConocoPhillips, que interpusieron sendos procesos de arbitraje internacional contra Caracas, buscando una mayor compensación por sus activos.
Luego, Chávez ordenó en abril del 2008 renacionalizar la siderúrgica Ternium Sidor, filial en Venezuela del conglomerado internacional Ternium. El gobierno asumió en junio el control operativo de la mayor acería de la región andina y el Caribe, y dio de plazo hasta septiembre para llegar a un acuerdo definitivo con Ternium, sobre el precio que el Estado pagará por su 60% en la firma.
El Gobierno Chavista siguió con las telecomunicaciones; con la estatalización de CANTV, la mayor empresa de telecomunicaciones del país, tras pagar 1.300 millones de dólares por el 86% de las acciones.
Hugo Chávez también concretó en mayo del 2007 la nacionalización de la electricidad de Caracas, tras comprar el paquete accionario del 82% de la estadounidense AES Corp. por 740 millones de dólares.
Además, adquirió títulos adicionales de la empresa, la mayor eléctrica privada del país, a través de una oferta pública de adquisición (OPA) en la Bolsa de Caracas, lo que le aseguró el control de más de un 90% de su capital.
En la actualidad los apagones en Venezuela son constantes.
Lo sucedido en Venezuela, que en la actualidad no tienen ni papel higiénico para sus necesidades más apremiantes, debería ser motivo de estudio para los legisladores mexicanos.
El PRI se encuentra en la disyuntiva de su histórica existencia.
La Reforma Eléctrica que envío Andrés Manuel López Obrador tiene mucho significado para su propio proyecto, si bien las urnas le negaron la mayoría absoluta que requiere para que le aprueben su Reforma Eléctrica, hizo saber que una alianza con el PRI le podría ayudar; el PRI por su parte no está en su mejor momento y podría darle los votos que requiere para la aprobación de la Reforma, la cual ya es considerada por muchos como una contra reforma.
La Comisión federal de Electricidad no es precisamente una empresa que esté dando resultados, actualmente pierde dinero en la generación de energía, se debe entender que en los próximos años, crecerá la demanda de energía eléctrica y es inexplicable la forma en que pueda obtener
recursos, para construir y operar nuevas plantas además de controlar la transmisión, distribución y la venta al usuario final.
Andrés Manuel y su partido MORENA no cuentan con la mayoría que requiere la aprobación de esa Reforma.
De los partidos que forman la Alianza, el PRI no se ha deslindado de brindar el apoyo o no a la Reforma… ¿Será el PRI el “Judas de la Alianza” y apoyará en su proyecto a López Obrador?
Todo se puede esperar de un PRI tan debilitado, pero la decisión que se tome en el tricolor, será determinante hasta para su propia existencia como partido político.

A %d blogueros les gusta esto: