fbpx
3 julio, 2022

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

dav

EL SANTUARIO DE DON MANUEL, «EL PEQUEÑO PARAÍSO» TEXCOCANO ENCLAVADO EN SAN MIGUEL TLAIXPAN

MARCOS SANTIAGO/reporterosenmovimiento.com

TEXCOCO, EDOMEX, 3 de agosto 2021. – Don Manuel Espinosa Serrano es un ex trabajador del gobierno del Distrito Federal y del ISSSTE que a sus 70 años de edad, convirtió su parcela comunal en una «pequeño paraíso de Texcoco»  o como él le llama «El Santuario de Don Manuel».

Originario del pueblo de San Miguel Tlaixpan, don Manuel regresó a su tierra de origen para rescatar la flora y fauna que durante años ha desaparecido por el avance del crecimiento urbano.

mde

IMG-20210803-WA0014

LOS PRIMAS TEXCOCANOS

Su pueblo se ubica en una parte montañosa de Texcoco, donde también existen milenarios prismas balsáticos que popularmente se les conoce como «las muelitas».

Los lugareños de San Miguel Tlaixpan le dieron ese nombre por décadas por tener la apariencia de dentadura o muelas.

Pero en realidad son rocas columnas geométricas de basalto similares a las que existen en una barranca de Santa María Regla, en el estado de Hidalgo.

IMG-20210803-WA0035

Estos prismas balsáticos están más cercanos a la CDMX, donde don Manuel Espinosa ha reconstruido una parte de su parcela comunal para volver a tener flora e inspectos que por décadas habían desaparecido.

Hijo de la señora Juanita Serrano Gutiérrez, originaria de Santa Martha Acatitla, quien vendía hierbas del campo  para manter a su familia y de Lorenzo Espinosa Flores, nacido en San Miguel Tlaixpan.

Ahi junto a un costado de los prismas balsáticos, don Manuel recibió la orientación de un especialista de la Universidad Autónoma Chapingo para volver a sembrar la parcela con hierbas, pero no sólo logró eso, sino también la reapareción de las luciérnagas.

IMG-20210803-WA0005

Todo empezó porque le aumentaron el tiempo en el riego de su parcela, de 3 horas que tenía a 16 con lo que pudo regar sus plantas.

«Me recomendaron conseguir abono de caballo con lo que se logró que creciera la hierba y con ello, la aparición de las Luciérnagas», expresó.

Las Luciérnagas del «Santuario de Don Manuel» se pueden admirar durante los meses de junio, julio y la primera semana de agosto.

Aparentemente, el «Santuario de Don Manuel» no se ve a simple vista, ya que el crecimiento urbano ha originado la construcción de casas a unos 500 metros de los prismas balsáticos y de las Luciérnagas.

Don Manuel está preocupado porque la mancha urbana va acabando con la naturaleza del pueblo de San Miguel Tlaixpan, incluso hay casas de dos niveles muy cerca del santuario y asentamientos humanos irregulares.

En el camino a ese «pequeño paraíso de Texcoco» se puede admirar el pueblo bonito de Tlamincas, cuya entrada es adornado con un arco y su calle principal bien trazada.

IMG-20210803-WA0003

Pero más arriba están las casas que se edificaron de manera irregular por la gente que no le importó que cerca de ahí también se encuentran los «baños de Nezahualcóyotl», histórico lugar de Texcoco que queda como evidencia de que ahí el tlatoani Nezahualcoyotl tenía su jardín botánico.

EL CORTEJO DE LAS LUCIÉRNAGAS

La humedad y el abono de caballo atrae a las Luciérnagas desde hace un año en la parcela de don Manuel que incluso los investigadores de la Universidad Autónoma Chapingo le han dado el sobrenombre de «chapingueras».

Pero oficialmente se le llama luciérnaga Photinus Extensus y están en estudio por la UACh.

sdr

Ahí, a partir de las 19:30 horas empiezan a aparecer en su cortejo a las «chicas» que de acuerdo a la naturaleza a cada hembra le toca siete machos.

Y aunque el espacio es más chico en comparación a Chalma y bosque Esmeralda en el municipio de Amecameca, las luciérnagas cumplen con sus ritos anuales.

dav

UN CENTRO CULTURAL

En ese pequeño paraíso de Texcoco están como voluntarios Emanuel Mondragón Flores, de San Miguel Tlaixpan ; Alejandro Silva Opengo, del municipio de Acolman   y Gerson Pulido de la Cruz, de San San Salvador Atenco, «Los Abejorros felices» o guías que ayudan en todas las actividades a don Manuel.

Ellos son los encargados que los visitantes se las pasen bien y aclaran todas las dudas sobre los prismas balsáticos, las Luciérnagas, así como la flora y fauna del lugar.

dav

Se sumaron al proyecto de don Manuel para impulsar ese pequeño paraíso texcocano y que sea visitado por miles de personas. 

Cads uno tiene su propia profesión, pero les ha gustado estar en el «Santuario de Don Manuel» donde  se la pasan felices enseñando a los visitantes las maravillas de ese hermoso lugar.

Pero no se quede con la duda, visite el «Santuario de Don Manuel» para quitarse cualquier duda y conocer uno de los lugares más hermosos de Texcoco.

Y aunque usted no lo crea, ese milenario lugar de prismas balsáticos es poco conocido por los texcocanos o vecinos de los municipios aledaños.

Es más visitado por extranjeros como lo hicieron recientemente japoneses y franceses.

A %d blogueros les gusta esto: