fbpx
7 mayo, 2021

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

“México da lecciones en materia de participación política de las mujeres”: Alejandra Mora Mora

Imagen retomada del taller.
Por. Anayeli García Martínez.

21:15 hrs.
Ciudad de México/ Cimac. 28 de abril de 2021.-  México es un país que está dando lecciones a la región en materia de participación política de las mujeres porque desde 2014 reformó su Constitución para introducir el principio de paridad.

En 2019 legisló la “Paridad en Todo”, para cargos de designación; y en 2020 reformó ocho leyes para definir y sancionar la violencia política de género, así lo dijo la secretaria ejecutiva de la Comisión Interamericana de Mujeres, de la Organización de los Estados Americanos (CIM/OEA), Alejandra Mora Mora.

Además de promover una legislación de avanzada, la sociedad civil mexicana ha promovido mecanismos para fiscalizar a los candidatos que desean ocupar puestos de poder en el actual proceso electoral y evidenciar si son agresores de mujeres.“Para nosotras como Comisión Interamericana es un lugar en el que hay que estar, que acompañar, y dar ejemplo a la región de cómo se implementa un proceso de esta naturaleza”, expuso en entrevista con esta agencia la exministra de la Condición de la Mujer en Costa Rica.

Sin embargo, a pesar de los avances normativos y de la fuerza de los movimientos en favor de la participación política de las ciudadanas, la jurista costarricense advirtió que aún falta trabajar para que las discusiones políticas pasen por las ideas y no por la vida ni por los cuerpos de las mujeres. Es por esa razón que la CIM/OEA ha tomado medidas como organizar cursos para aquellas que desean competir en un proceso electoral. El curso más reciente lo organizaron en abril, en México, con el apoyo del Instituto Nacional Electoral (INE).

“Nuestro objetivo estratégico es que muchas mujeres lleguen y transformen los espacios políticos, desde nuevas formas de entender la política, pero también que le den a la democracia el apellido de ‘representatividad’. Lo que sucede con democracias donde no están las mujeres es que les falta el apellido más importante. No puede ser que los mismos y los que piensan igual son los que estén tomando las decisiones, por eso es tan importante para la democracia alimentar la llegada de personas como las mujeres”.

Apuesta por la democracia
La feminista y política costarricense afirmó que las mujeres necesitan tener referentes, para conocer y aprender de aquellas que llegaron a la vida pública, se quedaron y fueron exitosas. Por eso desde hace casi tres años organizan cursos para candidatas en diferentes países. México fue el primer país donde se realizó este ejercicio de capacitación y ahora regresaron para ofrecer más herramientas a las aspirantes a ser alcaldesas, gobernadoras o legisladoras.

— Anayeli García Martínez (AGM): El abril la CIM junto con el INE realizó el Curso para Candidatas Electorales “Griselda Álvarez Ponce de León”, ¿de dónde surgió la necesidad de realizar este curso en México?

— Alejandra Mora Mora (AMM): Esperamos que 10 mil mujeres y más vayan a salir en este proceso electoral y acompañarlas como Comisión Interamericana de Mujeres tiene varios niveles: Hemos hecho acompañamiento al observatorio, hemos hecho capacitaciones con gobernanza electoral, pero por supuesto las actrices más estratégicas son las mujeres, quienes en medio de COVID y en medio de críticas a la democracia, a los procesos y a la política, deciden estar en política y eso hay que acompañarlo.

“Este curso fue particular, fue una recreación de lo que va a pasar en el entorno, en el afuera, pero fue además tomar la naturaleza particular de los liderazgos de las mujeres y potenciarlos desde la perspectiva de que puedan entender que son distintos a los de los hombres y que eso es una ganancia y un beneficio”.

El curso se diseñó, según dijo, para que las candidatas aprendieran a relacionarse con los medios de comunicación, diseñaran eslogan de campaña, elaboraran mensajes y agendas de gobierno y para que compartieran experiencias y desarrollaran sus liderazgos. Como mentoras participaron la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campel Barr, la senadora chilena Marcela Sabat Fernández y la vicepresidenta de Uruguay, Beatriz Argimón Cedeira.

“A mí particularmente me importa mucho recordar que a las mujeres nos dividen entre nosotras. Nos dividen miles de cosas: el patriarcado, estereotipos, los partidos políticos. Es necesario entender que a pesar de nuestras diferencias, de donde estemos sentadas en un partido, tenemos una gran similitud. Por más diversas que seamos, por pertenecer a un partido, por ser indígena, por ser rural, por tener una discapacidad, nos une ser mujeres.

— AGM: En este curso las participantes recibieron asesoría de equipos expertos en campañas electorales. En México estas campañas se caracterizan por spots en radio y televisión donde abundan canciones y bailes. ¿Considera que las candidatas pueden generar campañas distintas a las tradicionales?

— AMM: Mucha prueba acompaña esa pregunta para contestarte que sí. Es justo el enfoque que le damos: marcar la diferencia. Hay críticas a la política y a la democracia porque no estamos las mujeres, lo que vamos a marcar es esa diferencia.

“Hay una experiencia interesante que ha tenido (la pandemia por) COVID y fue cuando se empezó a ponderar el manejo de la pandemia. De los 12 países que aparecieron en el mejor ranking, 9 estaban liderados por mujeres. Esto señalaba que hay habilidades diferenciadas de las mujeres. ¿Qué hacemos en esta pandemia si no es cuidar? Esa habilidad del cuidado, de colocarlo como habilidad política, como actitud para el servicio, se resignificó.

“Son habilidades diferenciadas. Hablemos de la empatía, de la posibilidad de mirar a la otra y entender lo que te está diciendo, cuál es su necesidad y no tomarla como una más, sino como una voz que te está diciendo qué es lo que quiere de la política. Antes, la política era desde un atrio y mirando hacia abajo y eso era un imaginario masculino, las mujeres tenemos otro.

“La campaña (electoral) tiene que mostrar estas habilidades de las mujeres, que van desde la empatía hasta colocar la parte de los sentimientos. Siempre se ha dicho que esto (la política) es un acto muy racional y una no se puede emocionar. Nosotras creemos que las mujeres tenemos otra forma de hacerlo. Ser muy transparente y auténticas será uno de los elementos diferenciadores, sin lugar a duda”.

Alianzas entre mujeres
El pasado 21 de abril las candidatas al gobierno de Zacatecas, Claudia Edith Anaya Mota, de la alianza Va por Zacatecas (PRI-PRD-PAN); Guadalupe Medina Padilla, del Partido Encuentro Solidario; y Ana María Romo Fonseca, de Movimiento Ciudadano, condenaron el acto en donde en un video se ve al candidato de Morena, David Monreal Ávila, aparentemente tocar los glúteos de la candidata de este partido a la presidencia municipal de Juchipila, Zacatecas, Rocío Moreno Sánchez, una mujer durante un evento proselitista. Las contendientes se unieron en una conferencia de prensa para pedir un alto a la violencia de género.

— AGM: Hace unos días, en México, vimos una muestra de alianza pese a diferencias políticas: Tres candidatas a gobernar Zacatecas condenaron lo que hizo el candidato de Morena, David Monreal Ávila, quien aparentemente tocó a una mujer durante un evento proselitista. ¿Qué opinión tiene de estas alianzas que superan las diferencias ideológicas de los partidos?

— AMM: Me parece que estuvieron en el curso. Es justo de lo que hablamos. La vida de las mujeres políticas es distinta a cómo lo viven los hombres. Para que una mujer política vaya al mitin o a la reunión, tiene que resolver, hacer y dejar preparadas muchas cosas y tiene una serie de rupturas a mandatos

“Cuando las mujeres nos encontramos entre nosotras, desde distintos lugares y entendemos que lo que le pasó a la otra es lo mismo que me ha pasado a mí, y además resignificamos que la violencia es el mecanismo de disciplina para volvernos a los lugares donde quieren que estemos: el mundo de lo privado, no nos queda más que acompañarnos entre nosotras.

“Ese estado de conciencia tiene que llegar y decir que nosotros tenemos una agenda que supera nuestras diferencias personales y partidarios. Por supuesto, no hay que negar que cuando una mujer está en política también está compitiendo con la otra mujer, pero en las cosas que nos superan a eso, como mostrar la realidad que no queremos en política, qué mejor alianza que esa”.

— AGM: En México, en 2020 se legisló la violencia política de género. A la par las autoridades electorales han implementado diversas medidas, pero la CIM puso el foco en el papel a los institutos políticos y creó un Protocolo modelo para partidos políticos ¿cuál es el papel de los partidos en la prevención, atención y sanción de la violencia política de género?

— AMM: Me parece que son el actor estratégico clave, porque nuestras democracias están diseñadas para que el vehículo que lleve a las mujeres y los hombres al poder, al espacio de toma de decisión, sean los partidos políticos. Algunos han dado la talla y otros no tanto en temas de paridad. En participación política el tema no sólo es lograr la paridad, sino llegar para quedarnos y ejercer nuestro mandato y la violencia es lo que imposibilita eso.

“Lo que queremos es que este actor estratégico, el más importante instrumento que tiene la democracia, también asuma su cuota de responsabilidad para hacer posible la paridad. Digo paridad en el concepto amplio porque no sólo es 50 y 50, significa las condiciones de ejercicio de los derechos políticos, es decir, libres de violencia.

“La paridad también significa el compromiso de las mujeres de llevar la agenda de las mujeres, porque somos las herederas de las luchas millonarias de las mujeres. Paridad significa estos tres contenidos, según la definición que como Comisión Interamericana de Mujeres tenemos.

“Un partido político tiene una responsabilidad para hablar de los temas de violencia. El instrumento (Protocolo) es una estrategia de diálogo que permite y que obliga, desde la perspectiva de la prevención, a hablar de este tema para que las mujeres sepan de qué estamos hablando y obliga a tomar medidas que pueden ser hasta la expulsión del partido, dependiendo de la gravedad”.

La secretaria ejecutiva de la CIM/OEA consideró que hay partidos que aún tienen una deuda con los derechos de las mujeres. En el caso de México hay candidatos que cuentan son señalamientos de violencia, pero sus partidos los mantienen como sus representantes.

Por ejemplo, en este proceso electoral Morena postuló a Félix Salgado Macedonio como candidato a gobernador del estado de Guerrero, lo apoyó a pesar de que tiene una investigación penal abierta por el delito de violación sexual desde 2016 y una presentada en 2020 que fue desechada porque prescribió el delito. A estas denuncias se sumaron acusaciones de acoso sexual.

Apenas este 27 de abril, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación confirmó la cancelación del registro de Salgado Macedonio. Sin embargo, no fue por las acusaciones de violencia, fue porque el entonces candidato y su partido no entregaron el informe de gastos e ingresos de precampaña.

Ataques por buscar cargos de decisión
A pesar de los avances y de la legislación, en el actual proceso electoral dos precandidatas fueron asesinadas, se presentaron 77 denuncias o quejas por violencia contra candidatas ante el INE, 25 hombres de la política han sido sancionados por violencia política y la sociedad civil ha dado a conocer el nombre de alrededor de 70 agresores de mujeres que compiten por un cargo. Las mujeres compiten en este escenario adverso.

—AGM: ¿Cuáles son algunos de los retos que observan para garantizar que las mujeres participen en elecciones libres de violencia?

—AMM: En términos generales ¿qué es lo que funciona? Normas claras con sanciones. Nos hemos dado cuenta que si no hay sanciones no hay temor de incumplir las normas. Las sanciones tienen que ver con la exclusión de la participación política y no con sanciones económicas, por qué las personas prefieren pagar la sanción económica.

“Otro tema, usted lo mencionó. México tiene un registro de agresores y eso es muy importante porque permite ver si es un modus operandi de alguien y muchas veces la violencia es un continuo, es una estrategia continuada, es una forma de ejercer el poder.

“Otra cosa que nos parece muy importante es la sociedad civil, que juega un rol importantísimo, de denuncia. El movimiento de mujeres ha sido maravilloso en los últimos años porque coloca cientos de temas, denuncia sin miedo e interpela a quienes tienen poder. Eso es muy importante y la sociedad organizada en México no solamente es amplísima, como es la diversidad mexicana, también ha tenido muchos mecanismos de interrelacionarse.

“También hay un observatorio que pretende que los candidatos no incumplan lo que ellas le llaman las “Tres D”, que son tres mínimos acuerdos que se han logrado. Cuando hay alguien que les informan que ya tenía una denuncia o que había sido sentenciado por algo, levantan la voz para hacerlo visible”.

La secretaria ejecutiva de la CIM/OEA hizo referencia al acuerdo aprobado por el INE e impulsado por organizaciones civiles como “Las Constituyentes Feministas” y “Nosotras Tenemos Otros Datos”, para solicitar a los aspirantes a cargos de elección presentar si “Declaración 3 de 3”, un documento donde declaran, bajo protesta de decir verdad, que no han sido condenadas o sancionadas por casos de violencia familiar y/o doméstica o violencia de género; delitos sexuales, contra la libertad sexual o la intimidad corporal; y que no son deudores o morosos alimentarios.

En este contexto, aseguró, es necesario dar seguimiento a estas iniciativas institucionales y ciudadanas, como las impulsadas por México, para revisar si se pueden extrapolar a otros países del continente. “En este momento estamos tratando de intensificar en la región las buenas prácticas de la gobernanza electoral”.

A %d blogueros les gusta esto: