OPINIÓN: EXPECTATIVA CONTRA REALIDAD, REGIDORES LEVANTA DEDOS

wp-1596156638394.jpg
• Al que le quede el saco, que se lo ponga.
Por. Gente Audaz/Magnolia Serrato Flores/Ángel Martín Yépez Estrella.

19:55 hrs.
Valle de Chalco. 30 de julio de 2020.-
Las elecciones intermedias en donde se renovarán alcaldes, cabildos, así como diputaciones locales y federales en el Estado de México están a la vuelta de la esquina, en medio de una emergencia sanitaria mundial sin precedente, estamos en la antesala del proceso electoral de 2021.

 
Durante este tiempo en donde a la actual administración le tocó bailar con la más fea, ante acontecimientos como el asesinato de Francisco Tenorio Contreras y tener que enfrentar meses después, sin haber asimilado aún el golpe, una emergencia sanitaria, por lo que será importante evaluar el desempeño de los que se dicen “los representantes del pueblo”.
Pues algunos, sobre todo los que vienen de Chalco, ni siquiera simbolizaron el deber que tienen con todos aquellos vallechalquenses que son los que pagan sus honorarios y que necesitan apoyos durante esta pandemia, pues no invirtieron una quincena de su sueldo, mucho menos su presencia.
¿Cómo estos personajes se pueden preocupar de la situación de los ciudadanos de un municipio, en dónde no tienen arraigo? Si además cierta regidora, cuando había cabildos de cuerpo presente, iba a pintarse las uñas y a ver sus redes sociales, por poner un ejemplo.
Ahora llegan muy sonrientes a “trabajar”, para seguir colgados de la ubre de la administración, volver a sentarse en sus tronos, ganando sus sueldos, unos con camionetas de súper lujo, mientras la población no sabe qué hacer para estabilizar su economía familiar y estos personajes, solo buscan salir en sus redes sociales, en las fotos y vídeos para dar la pantalla de que son muy buenos, como si fueran la hermana Teresa de Calculta.
No se supone que son servidores públicos y que para ello les pagan, para servir al pueblo. Ellos creen que le hacen un favor a los vallechalquenses y olvidan que precisamente es la función para la que se alquilaron, para ayudar a mejorar las condiciones de vida de las personas de este municipio.
Por ello, será importante hacer un exámen como votantes, si es que estos cumplieron o no con las expectativas en sus puestos y si devengan el sueldo que les dan, que está muy por encima de lo que gana un empleado común de la administración o cualquier vallechalquense promedio percibe.
Por principio de cuentas habrá que señalar que la integración de las planillas hechas por la mayoría de los partidos políticos durante el pasado proceso de 2018, obedeció a intereses de los grupos cupulares internos, que colocaron en dichos puestos a familiares y amigos, la mayoría personas carecían de un trabajo social o político, experiencia administrativa o un perfil adecuado para desempeñar tan importante puesto.
Otros llegaron por una coyuntura de las cúpulas, con las dichosas alianzas entre institutos políticos, partidos pequeños que se tuvieron que pegar como rémoras a los “tiburones” para garantizar su registro y así lograron ocupar posiciones dentro del cabildo, como el caso de Encuentro Social (este partido si lo perdió), PT y por supuesto la polémica alianza que hizo PRD con Movimiento Ciudadano, permitiendo la intromisión de los chalcas dentro de la administración pública local.
Salvo sus contadas excepciones a la mayoría de los regidores no tiene capacidad de decisión y su participación dentro del cabildo obedece a intereses ya sean familiares, personales o de grupo, no cuentan con una ideología definida y son “títeres” en las manos de sus “padrinos”. Lo que refleja el grado de democracia que existe.
Pero, la gente no es tonta como creen algunos políticos, está cansada de pan con lo mismo, de que los puestos de elección popular como este caso las regidurías se ocupen por personas que no son de Valle de Chalco y sin propuesta, que llegan ahí por padrinazgos, que no conocen las colonias que se les asignaron, ni trabajan en sus comisiones, que ante la comunidad son unos completos desconocidos.
Como ya sabemos que el hábito no hace al monje y el título nobiliario de regidor tiene fecha de caducidad y la única ventaja de esto es que es una situación temporal, que en muy breve tiempo llegará a su fin.
Muchos de los actuales regidores buscarán otros puestos de elección popular tal vez logren su objetivo o no, esto va a depender mucho de las circunstancias del momento, de las alianzas partidarias, de sus “padrinos” y muchos otros pasarán a la historia, porque la mayoría de veces no pueden garantizar ni los votos de su casa y pues al que le quede el saco que se lo ponga.

Deja un comentario