PESE A CORONAVIRUS, «LOS RATONES» DE ALFREDO DEL MAZO SIGUEN EXTORSIONANDO EN EDOMEX

224

Por: JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ RAMÍREZ
17:26 horas
La Paz, Méx.- Mientras la ciudadanía busca las formas de evitar contagios en medio de la emergencia del coronaviris COVID-19 elementos de la Policía Estatal, cuyo jefe superior es Alfredo del Mazo, se dedican a cometer actos de corrupción sobre la carretera federal México-Puebla a la altura del kilómetro 20.2 al colocar un reten que utilizan para detener a conductores de autos particulares, sin revisar las unidades del transporte público de pasajeros donde a diario se cometen asaltos a mano armada.

Es lamentable que mientras la titular de la Secretaria de Seguridad Ciudadana, Maribel Cervantes Guerrero asegura que dentro de la corporación no hay actos de corrupción o extorsión los elementos de la unidad 24209 coloquen un reten sobre la carretera federal para detener a conductores bajo cualquier pretexto, y ante la falta de un documento son amenazados con quitarles el vehículo y llevarlo al corralón.
La patrulla como medio oficial y cuyas elementos se han vuelto más prepotentes al ser apoyadas por la titular, utilizan grúas como medio de intimidación para presionar a los conductores y ser extorsionados, debido a que cuando un auto es remitido al corralón debe pagar elevadas cuotas por el arrastre y derecho de piso en los corralones que siguen siendo consecionados por el estado a particulares.
Al colocar el punto de «revisión» cierran dos de los tres carriles de la carretera lo que ocasiona un congestionamiento vehicular que en lugar de agilizar el tránsito se convierte en una problema para los conductores al cruzar por el lugar.
La policía estatal en lugar de revisar las unidades del transporte público de pasajeros para evitar asaltos a mano armada o para detectar aquellas unidades irregulares se ponen a detener automovilistas particulares para extorsionarlos.
Los y las policías se colocan con frecuencia en ese lugar debido a que son los límites de los municipios de La Paz, Valle de Chalco e Ixtapaluca por lo cual les resulta favorable para que la población no presente denuncia alguna por las irregularidades cometidas por los uniformados estatales.

Con anterioridad señalaban a los policías como los más corruptos, pero ahora resulta que las policías son igual o peor de corruptas por lo cual las autoridades competentes deben tomar cartas en el asunto e impedir que siga el abuso de los uniformados de la policía al servicio del estado de México.

 

 

 

Deja un comentario