OPINIÓN: EDUCACIÓN

Tabasqueño
Ser cultos para ser libre decía mi cuasi paisano José Martí hace muchos años cuando buscaba la independencia de la isla del encanto de la corona española, porque la educación sin duda hace de los actores sociales, personas conocedoras de su entorno político, social y económico para poner su granito de arena y mejorarlo, cambiarlo, reformarlo y así buscar dentro del contrato social al que nacemos atados todos los humanos, contar con calidad de vida y desarrollo de la sociedad en todos sus ámbitos.
La Constitución de 1917 expresa en su artículo tercero que la educación es laica, gratuita y obligatoria, lo que en el último siglo muchas veces no se ha cumplido, porque hay quienes quisieran una educación confesional, la gratuidad se ha perdido, y lo obligatorio es algo que el Estado Mexicano no cumple.
Cuando Tabasco fue calificado como el “laboratorio de la Revolución” por el general Cárdenas en su campaña por la presidencia de la república, eran tiempo en que todos los menores estaban en clase para cumplir con la obligatoriedad, la gratuidad y laicidad de la educación en todo el sureste mexicano.
“Frente al dogma, la educación racional” era el lema que movía el apostolado docente en Tabasco, Campeche y Yucatán, que algunos persignados calificaron de educación socialista, por la existencia de un partido de ese tipo en el sureste y las juventudes querían cumplir con los postulados de la Revolución Mexicana.
La obligatoriedad se cumplía en las zonas más recónditas donde los maestros pasaban el año escolar completo viviendo en las comunidades para impartir la enseñanza primaria a todos sin distingos en palapas, templos o cualquier sitio acondicionado.
Si algún menor era encontrado en la calle en horas de escuelas, solo eran matutinas, el gendarme lo acompañaba a su casa y preguntaba a sus padres porque razón no se encontraba en la escuela, a la que debía asistir para educarse de manera obligatoria.
Porque para eso el Estado Mexicano contaba con los docentes y la infraestructura se hacía donde fuera necesario para cumplir, lo que ahora parece que se ha olvidado, porque es obligatoria la educación ya hasta la educación media superior, pero ¿quién vigila su cumplimiento, su gratuidad y laicidad?
Ante la descomposición social que vive el país, la falta de valores, principios y la vuelta a la época de las cavernas por las ejecuciones no solo numerosas sino la forma en que se dan y que sirve a algunos medios para lucrar con el morbo de las personas deseosas de conocer como lo descuartizaron con titulares de notas en forma “chusca” que la encabezan como si esto fuera un circo romano.
Los medios de comunicación masiva hacen héroes a los delincuentes, hay otros que hasta corridos les componen, lo que nos habla de que tipo de sociedad tenemos y promovemos, aunque en algunos casos corresponde a la oralidad con la que los mexicanos se comunican desde tiempo atrás.
La lectura colectiva de muchos mexicanos son las tragedias personales, asesinatos, accidentes, escándalos políticos, el linchamiento moral contra los corruptos. Y eso vende, dicen los mercadólogos de los grandes medios de comunicación.
¿Y la educación ‘apa? Los valores y principios escasean ahora.

REFORMA EDUCATIVA
Con 19 iniciativas ante comisiones, después de foros y audiencias públicas, el Congreso de la Unión debe dictaminar los cambios que requiere la norma para tener un sistema educativo nacional que integre al país, proporcione valores y conocimientos que hagan de los estudiantes ciudadanos al servicio de su desarrollo sustentable.
Mientras mi paisano presidente, a través de su empresario secretario, propone que a través de la educación alcancemos nuestro bienestar, se olvida de la necesidad de que esta sea desde la etapa inicial, especial y con dignidad humana con valores desde la infancia y que sea gratuita, laica y obligatoria hasta la universidad.
Una de las iniciativas señala que la educación que garantice e imparta el Estado privilegiará la dignidad humana y deberá ser integral, inclusiva, armónica, potencial, emancipadora, plena y trascendente; respetando e impulsando el respeto por la diversidad cultural y lingüística de cada región. Asimismo, fomentará el amor a la Patria, el respeto a los derechos humanos y la solidaridad.
El criterio que orientará a la educación agrega, se basará en el respeto de la dignidad humana, los resultados del progreso científico y tecnológico con pleno desarrollo de la consciencia; luchará por derribar las estructuras jurídicas, económicas, sociales, culturales, políticas e ideológicas que discriminan, racializan, esclavizan y colonizan.
Piden respetar la riqueza y diversidad cultural, epistémica y lingüística del país, creando para ello escuelas rurales, indígenas, de educación inicial, primarias, secundarias, de educación media superior, de educación especial, Normales, superiores, tecnológicas y profesionales en todos sus tipos y modalidades con la infraestructura necesaria acorde a cada región del país, que permita el desarrollo de una cultura participativa, en la facultad protagónica de decidir colectivamente para el constante mejoramiento económico, social y cultural de los pueblos.
Ya los pueblos originarios demandaron al Congreso que sus derechos sean considerados en la reforma educativa que está por dictaminarse y aprobarse en ambas cámaras. ¡Vaya que tienen trabajo! Para legislar en favor de sus representados.

INDEPENDENCIA
En el Estado de México a los cañonazos del General Obregón, les llaman “maletazos” para la oposición para que se declaren independientes, se ausenten de las votaciones importantes, no acudan un día específico a sesión, como pasó en aquella legislatura en que desmembraron a la derecha que hacía mayoría.
1997 fue el año en que el partido hegemónico perdió la mayoría en el congreso federal y local, y desde entonces se ha negado a cambiar pese a la humillante derrota ahora de los de Atlacomulco.
Ese año asumimos la Dirección General de Comunicación Social de la LIII Legislatura y lo primero que hice fue conocer las facultades y responsabilidades del área y cuál fue mi sorpresa de ver que en la Ley Orgánica donde establece que dependencias existían para el ejercicio de sus funciones, no estaba la de comunicación social, por lo tanto, no tenía marco jurídico que cumplir, les dije a los coordinadores de las bancadas.
Propuse sus facultades y la creación del Comité de Comunicación Social como órgano supervisor de la actividad plural e institucional de dicha dependencia y evitar los gastos discrecionales y facciosos. Que se apoyara la rendición de cuentas de cada uno de los legisladores en sus distritos o municipios.
Pero desde entonces los conservadores se oponían a los cambios y mediante un diputado de otra fracción, la mayoritaria me preguntaba ¿Qué quería? Un viaje, camioneta o alguna otra cosa con costo al erario para “trabajar bien”, le respondí que solo quería trabajar por fortalecer la imagen de la institución y garantizar el derecho a la información de todos como lo mandata la ley, difundiendo de manera plural las actividades legislativas de todos.
Ya que antes, el de prensa solo servía y atendía al presidente de la Gran Comisión, olvidándose de los demás. Eso sigue pasando en muchos congresos, incluyendo uno al que acudo a diario y solo en los eventos en que aparece el presidente de la mesa, está el coordinador de Comunicación Social. ¿Política facciosa en el siglo XXI? Desgraciadamente sigue existiendo, veneran a quien lo puso.
Comentarios a uliseshj@hotmail.com
Visita http://www.legislativotv.com.mx

Anuncios

Deja un comentario