POLICÍA ESTATAL HERIDO DE BALA DURANTE DESALOJO DE BLOQUEO EN LA MÉXICO-PACHUCA

EDOMEX, 13 de noviembre de 2018. De acuerdo con policías estatales, el bloqueo de ayer en la autopista México-Pachuca dejó de manifiesto la falta de capacidad de los actuales mandos, el desconocimiento de la operatividad y la carencia de equipo adecuado que puso en peligro la vida de los uniformados mexiquenses.

Y es que durante el bloqueo, en el que grupo de vecinos de San Juan Ixhuatepec permaneció  en esta autopista por más de 20 horas, resultó herido por impacto de arma de fuego el policía Óscar Hernández.

El impacto que recibió este uniformado fue en el estómago, ya que no contaba con el chaleco antibalas.

Por lo que a decir de los uniformados esto contradice lo que la Maestra Maribel argumenta señalando que cada elemento cuenta con material de trabajo para su protección,

“una mentira más de esta señora. Ya que en la mayoría de los agrupamientos solo existen 5 chalecos para 20 o 40 elementos, esperamos que el compañero debido a su juventud logre salvar la vida”, se lee en mensaje de estos uniformados.

Asimismo cuestionaron que si los mandos policiales sabían de la gravedad de este operativo, por qué no tomaron las medidas necesarias para disponer de una ambulancia de urgencias médicas en el lugar, ya sea para atención de las personas o de los mismos elementos.

Cabe destacar que durante los conflictos de ayer, este policía herido no fue reportado de manera oficial, pero alguien le disparó en el estómago; durante la madrugada salió de cirugía y, al parecer se encuentra estable.

De acuerdo con los estatales la falta de capacidad de los mandos,  la policía Federal hubo de intervenir a poner orden y retirar el bloqueo.

Por lo que a través del mensaje cuestionaron “cuántos policías estatales muertos necesita el Sr. Gobernador para darse cuenta de la gente ineficiente que tiene en sus manos la seguridad pública del Estado de México”.

Los uniformados insisten en que urge relevar a la secretaria de Seguridad de la entidad, Maribe Cervantes y a los mandos actuales.

Deja un comentario