OPINIÓN: HAY PRUEBAS DE QUE LA POLICÍA-CDMX SOLO PRENDIÓ LA MECHA SOCIAL EN SAN JUAN IXHUATEPEC

IMG-20181112-WA0364

JUAN LÁZARO SANTIAGO

El grupo de policías capitalinos no ingresó al estado de México persiguiendo a un delincuente la noche del domingo 11 de noviembre, como lo repite una y otra vez el titular de la Seguridad Pública de la CDMX, Raymundo Collins Flores.

Entraron al pueblo de San Juan Ixhuatepec, municipio de Tlalnepantla, para desquitarse de los chóferes de los taxis que supuestamente participaron en la agresión a su primer Inspector, Ricardo Romero Espino, con clave Maya.

Por ello, los uniformados rompieron con sus toletes los cristales de taxis de San Juan Ixhuatepec, pero se excedieron porque también lo hicieron con autos particulares que estaban estacionados en la calle.

El argumento del jefe de la policía capitalina, Raymundo Collins, de que los vecinos ayudaban a esconder al delincuente, para justificar la agresión física contra los colonos, tampoco es válido.

Y les diré porqué.

A las 23 horas del domingo 11 de noviembre, de acuerdo al reporte oficial de la policía capitalina, los tripulantes de la patrulla MX 619 N2, auxilió a un ciudadano, un despachador de una gasolinería, que fue obligado por un sujeto armado, a que le llenará el tanque de un auto Tiida color gris.

Luego, el sujeto, también lo despojó de mil 500 pesos, para después huir.

Cómo el robo había ocurrido en ese momento, los patrulleros de la CDMX, en su sección Ticomán, dieron la voz de alerta e iniciaron la búsqueda del ladrón.

IMG-20181112-WA0328

A esta persecución se unió el primer Inspector, Ricardo Romero Espino, con indicativo Maya que circulaba en la unidad MX 825 M8.

El jefe policíaco logró darle alcance al delincuente sobre la avenida Acueducto y La Presa de la colonia Laguna de Ticomán, aún dentro del territorio de la ciudad de México.

Hasta ese momento, el jefe Maya cumplió con todos los protocolos policíacos y aseguró el vehículo Tiida color gris y al sospecho que era acompañado por otro sujeto.

Sin embargo, aquí es donde varios chóferes de taxis del estado de México se involucran en la defensa del delincuente.

Los chóferes agreden al jefe Maya y a dos policías.

La agresión contra el jefe Maya fue brutal, ya que los choferes le causaron una fractura dental en el maxilar superior inferior y a dos policías le rompen sus uniformes.

Asimismo, los envalentonados taxistas y el ladrón causaron daños a los medallones y parabrisas de dos patrullas.

Los sujetos y el ladrón no contaban con que en la CDMX hay mayor rapidez en una acción policial y en cuestión de minutos llegaron más unidades, para detener a los agresores.

Y así lo hicieron; la policía capitalina detuvo al delincuente, a su cómplice y a dos sujetos más que participaron en la agresión física al jefe Maya.

Todo esto en la CDMX y no en San Juan Ixhuatepec o en cualquier otro punto del estado de México, por ello, no se justifica la incursión de “granaderos” capitalinos a las calles mexiquenses.

Y cómo una prueba más de que todo ocurrió en la CDMX, Mario Enrique Gómez Ávila, de 30 años, el presunto ladrón que con una arma Lock Austria, serie BAMD877 con 5 cartuchos, había amenazado al despachador de gasolina, fue puesto a disposición del agente del ministerio público de la GAM2.

IMG-20181112-WA0310

Asimismo, su cómplice Ricardo Hernández Garcia, de 30 años, a quién se le encontró los mil 500 pesos, también quedó detenido en ese mismo lugar, nunca piso una calle del estado de México en su huída.

También, dentro (remarco) de la CDMX, quedaron detenidos dos sujetos más que llegaron en un Ford Fiesta color gris placa placas NBB 3542, que defendieron al par de ladronzuelos y golpearon al primer Inspector Maya.

Asimismo, agredieron a los policías del sector Ticomán, Pol.2 899037 Ramírez Santiago Gerardo y Pol. 2 894832 Castillo Vázquez Carlos.

Los cuatro detenidos dañaron las patrullas MX 619 N2 y MX 614 N2.

Es posible que en esta agresión hayan participado más taxistas del estado de México y hayan huido a San Juan Ixhuatepec, municipio de Tlalnepantla, y eso haya motivado la presencia de “granaderos” a seguirlos con las consecuencias de golpear a gente inocente.

Además, de romper cristales de taxis y autos estacionados.

Ese grupo de “granaderos” de la CDMX prendieron fuego a la pólvora social que concluyó con un bloqueo de 20 horas en la México Pachuca, la quema de tres patrullas y una moto.

Y el surgimiento de grupos antisociales que aprovecharon el conflicto para saquear un Aurrera y apedrear a los policías federales que llegaron por la tarde-noche a retirar el bloqueo en la México – Pachuca.

Incluso, se tuvo el uso de armas de fuego por parte de los civiles agresivos que dejaron herido de bala al policía mexiquense, Óscar García Hernández.

PARA EL ARCHIVO…

Con todo esto se reafirma que el jefe de la policía de la CDMX, Raymundo Collins, mintió al decir que su policía entró a San Juan Ixhuatepec en persecución de un delincuente, cuando el sospechoso y los que agredieron al jefe Maya, ya estaban detenidos.

Por otro lado, quedó en el aire un total abandono del gobernador del estado de México, Alfredo del Mazo Maza, para defender a los mexiquenses agredidos y humillados por la fuerza policial de la CDMX.

Asimismo, Maribel Cervantes, la jefa de la policía del estado de México, también quedó rebasada ante este conflicto social, porqué no participo en nada para solucionar la demanda de los mexiquenses afectados.

Y aún quedan más secuelas del abandono social del gobierno de Alfredo del Mazo, ya que ni la Secretaría de Movilidad ha intervenido para investigar si los taxistas del estado de México que se involucraron en la defensa del ladrón, estén organizados para cometer ilícitos como el robo de autos.

Además, también surgio la versión de que un comandante de la policía municipal de Tlalnepantla, protege a está banda de delincuentes que operan en la zona limítrofe.

¿Quién investigará? Usted tiene la respuesta.

Deja un comentario