fbpx
7 mayo, 2021

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

CIENTÍFICOS DE LA UNAM OPINAN SOBRE EL SUELO DE NAICM EN TEXCOCO; ASEGURAN QUE NO ES APTO

4

CDMX, 25 de octubre de 2018. Entre lo que consideran que el suelo de Texcoco no sólo es el suelo menos apto para la construcción del aeropuerto, sino el “peor”, están algunos Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México.

De acuerdo con un estudio publicado hace apenas unos días en Ciencia UNAM, la doctora Dora Carreón Freyre, investigadora del Centro de Geociencias de la UNAM, explicó que la principal razón para construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en Texcoco es la viabilidad aeronáutica de la zona y la cercanía con la Ciudad; pero resaltó en que el subsuelo es una característica en contra de la elección de esa zona para una obra de tal importancia y magnitud.

Refirió que el suelo de Texcoco no sólo es el menos apto, es el peor suelo en el que podrían construir un aeropuerto, explicó y agregó que es el área en toda la cuenca de México que registra mayor tasa de hundimiento, aproximadamente entre 30 y 40 centímetros por año, porque los materiales del subsuelo son excesivamente compresibles.

La especialista detalló que las arcillas donde se construye el nuevo aeropuerto no son iguales a las de la Ciudad de México, ya que no son arcillas bien cristalizadas; se trata de un material amorfo también llamado “jaboncillo” que retiene una cantidad importante de agua y bajo ciertas condiciones de vibración y de carga, su estructura puede colapsar.

Ese tipo de material, agregó, pueden retener hasta cinco veces su volumen de agua, es decir, tienen de 400 a 500 % de lo que es llamado contenido de agua gravimétrico, lo que significa que es un material altamente deformable.

Hasta hoy, no se han hecho públicos los estudios de hidrogeología que expliquen cómo se comporta el agua subterránea en la zona y tampoco la relación entre la extracción de agua y el hundimiento. Pero los habitantes de la zona, que se oponen a la construcción de la obra, mencionan como causa principal su preocupación por el agua de la región que se destinará al proyecto.

En Santa Lucía impera la misma situación; no hay información suficiente disponible que sustente la viabilidad del lugar para erigir ahí una edificación como la que se pretende.

A %d blogueros les gusta esto: