LA RAZÓN: TEXCOCO, SANTA LUCÍA, EL TIEMPO SE ACABA

QUEBRADERO

Columna tomada del periódico La Razón, 4 de octubre 2018.

JAVIER_SOLORZANO-150x150Javier Solórzano
Se acerca la fecha en que se va a llevar a cabo la consulta o encuesta sobre si se continúa con la construcción del aeropuerto en Texcoco, o si se toma la opción de Santa Lucía, junto con el actual aeropuerto de la CDMX.

López Obrador propuso el 28 de octubre, lo que hace pensar que ese mismo día, uno o dos después, máximo, se deberá saber qué es lo que finalmente se va a hacer.

No ayuda postergar la decisión porque junto con ella vienen invariablemente la incertidumbre y la duda. Termina por complicar todo el proceso, sin importar la decisión que se tome.

PUBLICIDAD

A largo de varios meses, en Canal Once hemos venido desarrollando una serie de mesas redondas para intentar establecer cuál es la mejor de las opciones. Han sido buenas discusiones que nos han permitido conocer la opinión de especialistas e interesados en el tema, el cual no es sólo de primera importancia para la CDMX, lo es también para todo el país. No hay estado que no se vaya a ver afectado por la decisión.

Lo que hemos percibido y visto es que es de gran importancia que se estén intercambiando opiniones como se ha venido haciendo. Es un ejercicio útil socialmente y también edificante, aunque seguimos siendo de la idea de que por la complejidad de las cosas, en este caso la decisión debe quedar, fundamentalmente, en manos de los especialistas.

Están en juego muchos elementos ante los cuales es complicado tener una opinión. No sólo es la mirada sobre los dos proyectos, están también en la mesa intereses, de una y otra parte, que le corresponde al futuro gobierno establecer ante los ciudadanos.

No parece que vaya a ser así por lo que se va a correr el riesgo, de hecho ya estamos en él, de que la decisión quede bajo la popularidad, filias o fobias sobre uno u otro proyecto. No está siendo fácil pasar la página en el imaginario colectivo, todo lo que el candidato, hoy Presidente electo, dijo sobre Texcoco; recordemos aquello de que “es un barril sin fondo” de la corrupción y “no tienen llenadera”.

La discusión está siendo, como sea, interesante. Lo importante es que logre llegar hasta los ciudadanos, lo cual se va viendo remoto. Poco puede pasar de aquí al 28 de octubre; las mesas que se están desarrollando en los medios, por más buenas intenciones que tengan, da la impresión que se están quedando en público especializado o de nicho.

Texcoco, como se sabe, se ha venido construyendo en lo que va de este sexenio. La obra lleva 32%; en caso de que se apruebe al final del año estaría en 35%. Desde la administración de Fox se intentó echar a andar el proyecto, diversas razones truncaron el proyecto sin quedar claro el porqué.

La necesidad de un nuevo aeropuerto la tenemos desde hace 20 años. Lo dicen los especialistas y los defensores de los dos proyectos, más allá de la demanda y de la actual saturación que se padece.

Hasta ahora existe un solo proyecto desarrollado como tal. No es sólo que Texcoco lleve cerca de tres años construyéndose, sino que también hay detrás de él diversas investigaciones que lo hacen factible. Nos dicen que desde principios de los noventa se han hecho estudios y obviamente defienden su viabilidad a ultranza.

El proyecto Santa Lucía se tiene que terminar, o al menos desarrollar. Buena parte de la discusión se ha concentrado en Texcoco porque está en marcha y porque es un proyecto, como tal, terminado.

Falta poco tiempo para tomar la decisión. No se ve, de no ser que suceda algo excepcional, que vaya a cambiar la opinión de especialistas y ciudadanos.

Por más que hayamos escuchado voces en favor o en contra de uno u otro proyecto, no encontramos bajo qué criterios decidir como ciudadano. Va a ser bueno saber lo que pensamos, pero más lo que saben y piensan los expertos.

RESQUICIOS.
Se enredó y evidentemente no le gustó nada a Margo Glantz. ¿Signos de la concentración del poder? Fue un confuso desplante.

Deja un comentario