FINGEN SER NOVIOS PARA SECUESTRAR; MUJERES NARRAN EXPERIENCIAS SOBRE ESTA NUEVA FORMA DE VIOLENCIA

1537586459233.jpg

CDMX, 25 de septiembre de 2018. A través de las redes sociales se dieron a conocer dos casos de violencia contra mujeres; situaciones similares en las que cada una relató su experiencias con el fin de alertar a las mujeres con respecto a una nueva forma de secuestro.

Una de estas jóvenes detalló que los hechos ocurrieron durante su viaje en el tren ligero, cuando transbordaba la línea azul del metro Taxqueña (ruta que recorre diariamente a su trabajo), cuando escuchó que alguien detrás de ella le dijo en voz alta: “No te enojes, mi amor, deja de hacer berrinches”. Una vez que la forzó a entrar a la cabina del vagón del tren, fue una señora la que se percató que algo no estaba bien con la joven.

“Creo que ella vio que me moría de miedo, y cuando él me jaló empecé a decir que no lo conocía; que me soltara y empecé a gritar. La señora me jaló hacia ella y él se bajó dos estaciones después. Le dije al policía lo que pasó, y la señora me dijo que me dejaría en mi trabajo”, escribió la víctima en su cuenta de FB.

Otra joven detalló que probándose ropa en un centro comercial de la CDMX, al salir de la tienda fue interceptada por un hombre desconocido por ella de aproximadamente 40 años, quien lucía un traje.

La tomó del brazo y comenzó a platicar con ella como si la conociera; cuestionó por qué no se había comprado el pantalón que se probó. Al ver la actitud del secuestrador, Diana intentó safarse sin conseguirlo. Siguieron avanzando hacia la salida; mientras ella gritaba y pedía ayuda, todos veían cómo el intentaba calmarla con un: “Vamos afuera, estás haciendo todo un drama. Todos nos ven, qué vergüenza”.

“La gente me miraba como si estuviera loca”, escribió ella.

En ambos casos se presenta una nueva manera de secuestrar en la CDMX. Lo alarmante del secuestro es cómo los demás al ver un acto como este, lejos de defender a las víctimas ignoran por completo un grito de ayuda sin pensar que de ello podría depender la vida y la seguridad de alguien.

Deja un comentario