CONOCE LOS JARDINES URBANOS PARA COLIBRÍES

colibri-mexicano.jpg

CDMX, 14 de septiembre de 2014. Con el objetivo de ayudar en la polinización de las ciudades, así como proteger, ayudar y conservar los colibríes que en últimos años se ha visto afectado su hábitat debido a la mancha urbana, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) crea jardines para colibríes.

Estas especies son muy diminutos y su aleteo es tan rápido (80 veces por segundo), que es imposible distinguir el “ocho” que forman sus alas al volar. Hay otras características que los hacen impresionantes: su corazón late más de mil veces por minuto, en el mismo lapso toman 250 respiros y consumen la mitad de su peso en azúcar diariamente.

En total hay 335 especies de colibríes en el mundo, en México tenemos 57 y en la CDMX predominan dos: el colibrí berilo o amazilia beryllina y el colibrí pico ancho o Cynanthus latirostris.

Dentro de la FES Iztacala se encuentra el Jardín de los Polinizadores, un espacio verde de 200 m2 en el que se distinguen puntitos rojos, amarillos, naranjas y morados; son flores: salvias, mirtos, farolitos, toronjiles, jarritos y más. Este rincón fue creado para que los colibríes en la CDMX puedan encontrar alimento; la urbanización extrema y el cambio climático son una amenaza para su hábitat y sobrevivencia.

Amortiguar esos problemas requiere un esfuerzo colectivo, y el proyecto Jardines Urbanos para Colibríes (iniciado en México por la doctora María del Coro Arizmendi) busca que cualquiera pueda ayudar.

Su objetivo principal es que los colibríes en la CDMX encuentren alimento. También tiene fines educativos: lograr que la gente entienda la importancia de proteger a los polinizadores. Y de observación natural: es uno de los pocos lugares en la ciudad donde se realiza esta actividad.

Los jardines de polinizadores vienen de Estados Unidos; allá existen desde muchos años. La doctora Coro forma parte de un comité trinacional que se reúne cada año para hablar sobre problemas de conservación de polinizadores en Canadá, EUA y México.

Deja un comentario