ONU pide a Estado mexicano investigar violaciones a DH de la periodista Lydia Cacho

15332634659032072742693.jpg

ONU pide a Estado mexicano investigar violaciones a DH de la periodista Lydia Cacho

CIMACFoto: César Martínez López

* Por vez primera emite resolución a favor de una periodista

Por: Anayeli García Martínez

Cimacnoticias/Ciudad de México. 2 de agosto de 2018.-  A 13 años de la tortura y detención arbitraria de la periodista Lydia Cacho Ribeiro, este 31 de julio el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas  (ONU) emitió una resolución donde pide al Estado mexicano que investigue las violaciones a Derechos Humanos cometidas contra la también escritora.

En esta resolución, la primera que resuelve sistema de Naciones Unidas por violencia cometida por funcionarios del Estado contra una mujer periodista, el organismo llamó a las autoridades mexicanas a reactivar las investigaciones de lo ocurrido a Cacho Ribeiro, ofrecerle una compensación adecuada y despenalizar los delitos de difamación y calumnia en todas las entidades federativas.

En octubre de 2014 la también defensora de los derechos de mujeres, niñas y niños, junto con abogados de la organización Artículo 19, presentó una comunicación individual ante el Comité a fin de que este organismo se pronunciara sobre el caso y las violaciones que cometió el Estado mexicano al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, petición que fue admitida y resulta a su favor.

En 2005 Lydia Cacho fue acusada de difamación debido a la publicación de su libro “Los Demonios del Edén” donde denunció una red de pederastia en la que participaron hombres de negocios y políticos de alto perfil.

Con base en esta información el empresario Kamel Nacif Borge la denunció penalmente por el delito de difamación, en el estado de Puebla. El 16 de diciembre de 2005 ella fue detenida ilegalmente en Cancún y trasladada a Puebla. En el trayecto de aproximadamente 20 horas fue torturada. Ella obtuvo su libertad el 19 de diciembre del mismo mes.

El 14 de febrero de 2006 se conoció la grabación de una llamada telefónica entre el gobernador de Puebla y Kamel Nacif, en la cual este último le agradecía el favor hecho por el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín Torres. Desde entonces, la periodista ha enfrentado múltiples violaciones al debido proceso.

En conferencia de prensa esta mañana en la Ciudad de México, la periodista dijo que convertirse en una sobreviviente de tortura implica comprometerse con una misma a permanecer con salud mental y física y seguir dando la batalla porque muchos de sus amigos no lo lograron, como la periodista de la revista Proceso, Regina Martínez, asesinada en abril de 2012.

“Después de 13 años tengo una sensación: por un lado es un mérito de esta sociedad; por otro lado vamos a lograr empujar que las leyes se cambien, sentamos un precedente ya. Logramos que las Fiscalías sean analizadas y observadas por la prensa y la sociedad. Es un día para celebrar”.

Al hablar de los medios como un puente entre la sociedad y la realidad agregó: “no debiera tocarnos a las y los periodistas, de este país y de ningún otro, convertirnos en héroe. Nos está tocando ser sobrevivientes de una tragedia nacional en la que el Estado, los gobiernos, uno tras otro, han intentado silenciarnos justamente por documentar la historia de México”.

El abogado Leopoldo Maldonado recordó que luego de 13 años de búsqueda de justicia, solamente uno de los agentes policiales acusados en el caso, José Montaño, fue sentenciado a seis años de prisión por el delito de tortura, mientras otro se encuentra prófugo. Sin embargo, las demás violaciones a Derechos Humanos y sus perpetradores materiales e intelectuales permanecen impunes.

Estos hechos fueron analizados por el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, el órgano de la ONU encargado de interpretar y velar por el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que estableció que los hechos ocurridos en diciembre de 2005 son violatorios de los Derechos Humanos de la periodista.

El organismo internacional enfatizó que la defensora vivió discriminación por razón de sexo, debido a los comentarios sexuales, el trato sexualizado y la violencia de género, por lo que el abogado precisó que se debe reactivar la investigación aún abierta en la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE).

En opinión del representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, en México las y los periodistas que al mismo tiempo son defensores de Derechos Humanos corren estos riesgos, por lo que destacó que el dictamen de la ONU es relevante porque este tipo de agresiones siguen repitiéndose.

Resaltó seis áreas de preocupación: el uso de la tortura como instrumento de investigación, intimidación y castigo; la violencia de género y la discriminación contra las mujeres; la privación arbitraria de la libertad; la violencia contra periodistas; la impunidad como un factor recurrente en los temas de Derechos Humanos y la colusión de poder económico y empresarial con el poder político.

Para la directora de Artículo 19, Ana Cristina Ruelas y el editor de “Los Demonios del Edén, Ariel Rosas”, esta resolución muestra que las violaciones cometidas contra la escritora fueron ciertas y merecen una reparación del daño y el Estado debe rendir cuentas por ello a través de la reparación del daño y de la investigación y sanción de los responsables.

Este es el primer caso de una mujer periodista víctima de tortura que llega al Comité de la ONU. En 2012 el periodista de la revista Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda, presentó una comunicación ante el organismo, donde señaló violaciones a su derecho a buscar, recibir e impartir información porque el Estado no le permitió acceder a las boletas electorales de 2006. Sin embargo la resolución no le fue favorable.

Deja un comentario