PARA HECHOS: PASIÓN POR EL CRIMEN

Lorenzo Delfín Ruiz

*Pasión por el crimen

CDMX, Méx, a 1 de agosto del 2018.- Más de un funcionario de la actual administración en la Ciudad de México, de esos aficionados a dilapidar con furor y apropiarse lo que no es suyo, debe estar ocupado en detectarle al casi presidente electo de la República, Andrés Manuel López Obrador, qué tan intenso es el borrón y cuenta nueva que le subyuga y que ofreció con ánimo conciliatorio durante su campaña.

La idea de esos expertos en cometer crímenes sin castigo, es que el hombre más popular de Tabasco desde que Tomás Garrido Canabal con su ejército de camisas rojas se instituyó durante el cardenismo en aquella zona del sureste como el terror de las sotanas, le contagie un poco de misericordia a la ésta sí electa Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo.

Saben que solamente la conmiseración oficial del morenismo, venga de donde venga, les podrá atenuar un poquito la condena por manirrotos y tracaleros a la hora de ejercer el gasto en sus responsabilidades administrativas.

No es para que se espanten, pero sobre el tema se han filtrado varias noticias. Y en realidad, ninguna es buena para los facinerosos servidores que usaron un mega cucharón para obsequiarse presupuestos públicos y que, en el apogeo de su soberbia que hace frontera con la insensatez (pendejismo crónico, nos dicen que se dice), siguen utilizando con frenesí.

Sucede que el perdón oficial a los deslices capitales en la CDMX va a ser escaso, sino es que nulo… porque resulta que los fraudes y los desvíos de recursos públicos se divisan como muy morrocotudos.

No es que exista ya una valoración exacta de las cantidades de dinero que se han clavado (que en conjunto deben contarse por cientos de millones), pero el referente de la rapiña son los monumentales abusos en que públicamente se restregó Miguel Ángel Mancera y con los que escribió una historia negra más en la capital del país.

En primera línea para una rigurosa rendición de cuentas están los jefes delegacionales, particularmente aquellos de los márgenes de la ciudad que antes que asegurarse de tener un padrino con suficientes pantalones o faldas donde refugiarse, hincaron la uña al presupuesto escudados en la lejanía del centro de las miradas vigilantes… Les siguen en línea de importancia jefecitos, jefecillos y jefezotes del gobierno central y sus secretarías que –sostienen quienes denuncian-  destilan podredumbre.

Con estas estrategias, quienes acusan a los jefes delegacionales y que se cuentan por montones en cada colonia, comentan que si pisan la cárcel lo tienen más que merecido. “Y no solamente por ratones, sino por torpes”.

La nueva figura de alcaldías que operará en la CDMX a partir del 1 de octubre, entraña que la recepción de las respectivas administraciones sea más o menos transparente. ¿Pero cuáles serán los pasos a seguir ante evidencia de desvíos y otros abusos presupuestales en las delegaciones?

Nada que implique confrontaciones, venganzas ni mentadas de madre, nos dicen que se hará. Los alcaldes darán cuenta a la nueva Contraloría de las tropelías detectadas en su momento y ésta a su vez hará lo propio ante la Procuraduría General de Justicia del DF (si es que después de  tanto movimiento modernista se sigue llamando así).

¿Qué jefe delegacional se exhibe como el blanco ideal del dardo justiciero que, se supone, lanzará Sheinbaum Pardo? No es uno ni dos… más bien son casi todos, pero… los de Xochimilco, Gustavo A. Madero, Coyoacán, Venustiano Carranza puntean las preferencias.

Hay una lectura anticipada que contiene kilos de cercana verdad: si la nueva estructura gubernamental capitalina decide otorgar “perdones”, no será por falta de materia corrupta qué juzgar, sino porque habrá dos que tres ex funcionarios podridos que lleven en sus respectivos  pechos los colores de… Morena. Y ahí es donde ameritará echar reversa.

Si todo ocurre como lo espera la ciudadanía, de perseguir y sancionar a la plaga de funcionarios corruptos, y ya metida en el borlote, se presagia que la Procu deberá trabajar horas de más… trabajadas de oquis porque de seguro la fiebre de austeridad no permitirá pagos extras a lo loco.

PRIMATES EN LA CÁMARA

A quien le atraiga indagar las causas por las que el Partido de la Revolución Democrática, o el chancaste que queda de él, está a punto de reventar, le puede servir la siguiente estampa de lo ocurrido en la Cámara de Diputados, dibujada por plumas solidarias (de esas que el oficialismo ha hecho más escasas):

PRIVAN DE LA LIBERTAD A CAMARÓGRAFOS DE AZTECA NOTICIAS, TELEVISA Y FOTÓGRAFO DE EXCÉLSIOR EN CAMARA DE DIPUTADOS

 

“La tarde de este lunes (30 de julio), un grupo de trabajadores del PRD de la Cámara de Diputados retuvo y agredió a dos Camarógrafos y a un fotógrafo cuando estos realizaban labores periodísticas para levantar imagen de la mudanza de los diputados que dejarán el cargo el ultimo día de agosto en San Lázaro para que otros ocupen sus oficinas.

 

“Los compañeros retenidos son: Edgar Trejo Mendoza, de Azteca Noticias; Gabriel Ávila Mancilla, de Televisa y, el fotógrafo del periódico Excélsior, Mateo Reyes Arellano.

 

“Los trabajadores mantuvieron retenidos a los compañeros por espacio de 45 minutos en una oficina del cuarto piso, del edificio “B” del Palacio Legislativo de San Lázaro, bajo la amenaza de no dejarlos ir si no borraban las imágenes de las cajas de la mudanza que habían captado. Solo así lograron salir.

 

“Los dos camarógrafos y el fotógrafo se identificaron como representantes de sus respectivos medios de comunicación, pero Beatriz Climaco, Coordinadora Administrativa de la fracción parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados, azuzó al grupo de trabajadores quienes rodearon, amedrentaron y retuvieron a los compañeros.

 

“Incluso, pedían que interviniera la Policía Federal para que los compañeros de la lente fueran detenidos y trasladados al Ministerio Público Federal, bajo el argumento de que se encontraban en un edificio federal sin permiso, cuando son compañeros acreditados para la cobertura de las actividades de la Cámara de diputados desde hace dos y hasta seis legislaturas.

 

“Este es el primer caso que se conoce de privación de la libertad en la Cámara de Diputados en contra de los comunicadores que hacen su trabajo diariamente”.

 

Sobran los espacios donde se alerta y las personas dignas de este país que advierten sobre los daños irreparables que causan el enanismo mental y la arrogancia de quienes ejercen pedazos minúsculos de poder, como ocurrió en el caso que nos ocupa.

 

Los gorilitas y personeros del casi desahuciado PRD que escenificaron aquel vergonzoso y abusivo acto en la Cámara de Diputados, no son más que la representación minúscula del daño mayúsculo que perredistas de talla escasa se han hecho a sí mismos y al partido. Es preciso que esta vez, y sin los lloriqueos con los que suele chantajear, el PRD asuma las consecuencias de embarrarle poder a sus aprendices de porros.

 

Al final, el bochornoso acto justifica de sobra la imperiosa necesidad de jamás darle un fusil a un chango…

 

 

Anuncios

Deja un comentario