Necesario que Biblioteca del Congreso de la Unión lleve su acervo a la Red de Internet

1510694680907-1943624429.jpg

Ciudad de México, a 14 de noviembre de 2017.- Al inaugurar el “Encuentro de Bibliotecas y Servicios de Información Parlamentaria de América Latina”, el presidente de la Junta de Coordinación Política, diputado Marko Cortés Mendoza (PAN), señaló que a las bibliotecas en México, y en particular, la del Congreso de la Unión, les falta dar el paso en la nueva etapa del Internet.

       El enorme reto que tienen es llevar a la Red el acervo histórico, cultural y de investigación,  con certificados de origen y con datos reales y respaldados, con que cuentan.

       Resaltó que la Biblioteca del Congreso tiene infraestructura e instalaciones de muy buen nivel, pero le falta el impulso y reconocer la importancia y relevancia de dar ese paso, dentro de una comunidad internacional donde cualquier mexicano pueda acceder a la biblioteca del parlamento español, argentino o brasileño, o que ellos ingresen a la nuestra.

       Hoy en día, comentó, todo se encuentra en la Red y ya no es indispensable ir a las instalaciones; sin embargo, cuestionó ¿cómo vamos a evolucionar y prepararnos para las nuevas generaciones que quieran información con fuentes respaldadas por nuestras bibliotecas, y no solamente la que Internet difunde, que puede o no ser verídica?

       Recalcó que la evolución y utilidad de las bibliotecas parlamentarias debe tener una visión de modernidad y de funcionalidad en beneficio de todos, para que puedan acceder a la información de manera simple, ágil y sencilla.

       El presidente de la Comisión Bicameral del Sistema de Bibliotecas, diputado Francisco Xavier Nava Palacios (PRD), destacó la necesidad de fortalecer las relaciones entre las bibliotecas parlamentarias de América Latina y el Caribe y crear una red de estos recintos a nivel regional, con el objetivo de tener un verdadero intercambio de información que se relacione con la trascendente tarea legislativa de los países.

       Estimó que se deben llevar a cabo acciones concretas que, además de cimentar y consolidar una comunicación permanente, creen un puente real con otras instancias de difusión del trabajo legislativo, así como accesos directos de intercambio con la ciudadanía.

       Subrayó que es indispensable empoderar al ciudadano con acciones específicas y es el momento idóneo para que “nuestras bibliotecas den resultados, den frutos en esta investigación y trabajo”, aprovechando la tecnología con la que se cuenta.

       Al participar, el diputado César Camacho (PRI) destacó la relevancia de este encuentro, porque no sólo se trata de rescatar lo que han hecho generaciones de mexicanas y mexicanos, y de latinoamericanos, sino de avizorar el futuro.

       Reconoció los esfuerzos de las diputadas y los diputados, “porque queremos no sólo mejorar físicamente los espacios que ocupan los antiguos y siempre preciados libros, sino porque queremos echar mano de las Tecnologías de la Información y la Comunicación para aprovechar todo cuanto en el mundo ha acontecido”.

       Destacó la mejoría que ha tenido la biblioteca de San Lázaro y la del Congreso de la Unión, ubicada en Tacuba y Bolívar, en el centro de la ciudad, “porque está hospedada en un añoso edificio, un antiguo templo que alberga no solo kilómetros de líneas, sino muchas líneas ágata, muchas cuestiones que no vamos a perder de vista en el reto contemporáneo de seguir escribiendo historia”.

       Se pronunció por imprimir el elemento humano y dijo que si no fuera porque las bibliotecas son entes vivos, serían sólo un cúmulo de objetos apilados, pero concentran la historia antigua, la reciente y la contemporánea, en la que se pergeña un futuro que está al alcance de nuestra capacidad para soñar, plantear, articular y concretar.

       Al participar, Glòria Pérez-Salmerón, presidenta de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas, señaló que este encuentro busca fortalecer la declaración de Valparaíso para mejorar el trabajo entre las bibliotecas parlamentarias y crear una red de apoyo a los países, para alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible de la agenda 2030 de las Naciones Unidas.

       Agregó que las bibliotecas parlamentarias realizan un trabajo pionero en el análisis e investigación. Reconoció a los recintos que abren sus repositorios y permiten que la información fluya para crear conocimiento.

       “Trabajamos con las bibliotecas parlamentarias y gubernamentales en el acercamiento del conocimiento a la ciudadanía que es lo que en definitiva nos interesa: crear nuevas sociedades capaces de discernir y saber lo que es bueno para el desarrollo humano”, puntualizó Pérez-Salmerón.

Anuncios

Deja un comentario