fbpx
24 enero, 2022

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

“HOSPITAL BETLEMITA A TRAVES DEL TIEMPO”.

DSCN2853POR: MARIA LUCERO JUAREZ LIMON

TLALMANALCO, MEX.- Gracias a historiadores de “Habita México”, que ha investigado la historia de este municipio, a través del tiempo, como ahora publicaremos de lo que fue el primer hospital de la Orden de Belem, (Hospital Betlemita), que se llamó hospital de Nuestra Señora de Guadalupe.

Los Betlemitas, (Orden de Belem), extendieron su acción al pueblo de Tlalmanalco, en el Estado de México, cuando fueron llamados por los vecinos de este lugar. El antiguo hospital de la Concepción, fundación franciscana del siglo XVI, el cual ya había desaparecido, por ello en 1722, se pidió la aprobación del nuevo hospital, ya que los antiguos habitantes no tenían en 12 leguas a la redonda ningún recurso ni alivio para sus enfermedades, pues destituidos necesario abrigo médico, y medicinas, alimento apropiado y los demás necesario para la sanidad, rinden la vida no tanto por lo grave del achaque, cuanto a la imposibilidad del remedio.

Estas fueron las razones que el presbítero, Miguel Moral Sánchez, vecino y labrador del pueblo de Tlalmanalco, en la provincia de Chalco, “Llevado de un gran celo, amor y caridad para con los pobres”, legó un tercio de su caudal

económico para que se construyera un hospital de curación y beneficio de todo el pueblo españoles y naturales. Disponiendo además que la administración y cuidado quedara a cargo de los Betlemitas.

No sabemos en qué año se construyó, pero pudo haber sido por el año de 1722, ya que por estas fechas ya lo Betlemitas, realizaban las primeras instancias de fundación hospitalaria. En 1727, el prefecto general de la Orden de Belem, Fray Bartolomé de la Cruz, obtuvo del Virrey Marqués de Casa Fuerte, permiso para tomar posesión del legado mientras se tramitaba la autorización real para la fundación y edificación.

A Tlalmanalco, llegaron tres frailes; el alcalde y ayuntamiento dispusieron darle, por acuerdo de superior gobierno la mitad de la Plaza Pública, “Que por estar fabricada a mano, por los antiguos naturales, comprendía mucha piedra”, que los frailes usaban de inmediato para construir las oficinas del hospital. Ayudándolos económicamente la abuela del fundador Doña María de Acevedo, dándoles tres mil pesos, otras personas les donaron lienzos de pinturas para adornar el hospital, y limosna que los mismos monjes recolectaban en las rancherías. Los Betlemitas, establecieron, en el primeramente construido una “Escuelita de la Juventud”, sin embargo, no funcionó por la falta de maestros. Hubo

casa para los frailes, pero no se lograba construir totalmente el hospital. Los bienes donados por el fundador que aglutinaba 20 mil pesos producían mil pesos anuales con lo cual los frailes veían posibilidades de levantar como querían el conjunto hospital, convento, iglesia y escuela, con las limosnas no se podían contar ya que, pues eran mininas y muy eventuales, por lo tanto decidieron 12 años después, regtresar a México, y llevarse los cuadros que les habían regalado y poner al cuidado de una persona lo poco que se había construido en el hospital, dejando el dinero donado por el fundador como estaba, puesto a crédito hasta que llegase a construir un capital de 60 mil pesos que producirían 3000 pesos anuales, por lo cual ya sería posible establecer el hospital.

Esto es de suponer motivo la airada protesta de los naturales, que sólo vieron en la ida de los frailes su abandono de la obra, y un solapado fraude a los pobres que eran dueños del legado. La encabezó el Cacique, y principal de la Cabecera de Tlalmanalco, y gobernador de ella, Lázaro de Galicia, y a él se sumó el ayuntamiento con todos sus alcaldes y regidores.

El asunto fue a la audiencia cuando los frailes expusieron sus razones y probaron que los 20 mil pesos, legados no se habían perdido, sino que había aumentado ya a 25 mil pesos, la Real Audiencia el 26 de Octubre de 1742, les dio la

razón y conminó a los naturales del lugar a no impedir los planes de los frailes Betlemitas, so pena de traerlos a la Real Cárcel de Corte, y remitirlos a los obrajes.

Los ánimos se calmaron cuando la Real Audiencia, envió intérpretes que, dialogando con los nativos, los convencieran de la razón que tenían los frailes, asegurándoles, que la obra se continuaría en cuando las limosnas lo permitieran, y que los frailes regresarían cuando el hospital estuviera terminado.

Largos años que duró la edificación debido a la pobreza del pueblo de Tlalmanalco, y finalmente fue el 1 de Octubre de 1770, cuando se logró inaugurarlo dándosele el título de Hospital de Nuestra Señora de Guadalupe. Al iniciar su servicio había una enfermería con 12 camas así como una cocina, botica, etcétera; una sección conventual para los frailes Betlemitas, y una escuela de primeras letras para 175 alumnos esto no es extraño, pues como todo sabemos los hospitales betlemitas, prestaban a la ves una labor educativa con escuelas anexas. La escuela del hospital de Tlalmanalco, era de primera letras, ahí se enseñaban a leer, escribir y contar además de la doctrina cristiana. Estando en el hospital de Nuestra Señora de Guadalupe, en zona rural, la mayoría que usaban su servicio era la generalmente eran naturales del lugar, después eran los criollos, había también una sección de hospedería para los viajeros desvalidos.

La calidad de los servicios en aquellos primeros tiempos los escriben el visitador de la Orden de Belem, Fray Andrés de la Serna de la Trinidad, diciendo: “Se curan con las más prolija asistencia, esmero y caridad, sin que se extrañe en el puchero lo más conducente y sazonado, ni en las medicinas lo más costoso”, los ocho religiosos que lo habitaban se emplean en cuanto es de alivio de los enfermos, ejercitando los empleos más serviles sin exceptuarse el prelado.

Se conservan los nombres de algunos buenos hospitales, con Fray Matías de los Dolores, que tuvo en cargo de presidente, Fray Andrés de San José, que fue secretario conventual, Fray Joaquín de la Concepción, Fray Antonio de Juan Gabriel y Fray Ramón de San Miguel, que son quienes dan el informe de su trabajo durante el primer quinquenio de vida en el hospital.

Según ellos de 1771 – 1775 se habían atendido 300 enfermos, habían hospedado 141 peregrinos y en la escuela se había enseñado 500 infantes naturales del lugar, más 171 niños españoles, y de otras localidades.

El funcionamiento del hospital Betlemita, quien en forma positiva se realizaba en los años setentas se vio interrumpido en 1781, a causa de los serios problemas económicos en que se dieron sus bienes, edificios y los

legados del fundador, Miguel Moral Sánchez, y su madre Doña María De Acevedo.

El edificio, sin obra alguna de conservación de los vecinos, el claustro con su patio cuadrangular en donde hoy en día se alojan los poderes municipales. De su antigua vida nos habla aún la portada con su hornacina que ostenta en piedra en misterio de la Orden de Belem, símbolos de los Betlemitas. Parte de los viejos muros que lo circundaban y la espadaña, tal vez de la iglesia pero sobre la portería que son sus tres arcadas recuerda los antiguos portales de peregrinos. La iglesia ha desaparecido, más en la parroquia actual se conserva una de las pinturas que le engalanaban.

Continuará la historia de Tlalmanalco, a Través del Tiempo, esto es la Primera parte de este bello municipio.

A %d blogueros les gusta esto: