fbpx
18 enero, 2022

Reporteros en Movimiento

Información sin Censura

OPINION: LAS ELECCIONES NO RESUELVEN POR SÍ MISMAS LOS PROBLEMAS, AUNQUE SON EL PASO PREVIO Y NECESARIO PARA SU SOLUCIÓN.

carlos alberto Perez-Cuevas

Carlos Alberto Pérez Cuevas

Guerra de declaraciones por todos lados y procesos electorales muy cerrados en algunos estados y municipios del país, sorpresas no tan sorprendentes con los triunfos de los candidatos independientes en Nuevo León, Jalisco, Michoacán y Sinaloa, y dije sorpresas no tan sorprendentes porque con las sumas de políticos y estructuras tradicionales, algunos de ellos se beneficiaron, como el caso de el Bronco en Nuevo León, quien realmente despega y se afianza con la suma de Fernando Elizondo y Movimiento Ciudadano, además de Margarita Arellanes y su estructura en la alcaldía de Monterrey, según revelara el propio candidato independiente; sin duda, miles de ciudadanos legítimamente convencidos salieron a votar y le dieron un contundente triunfo.

Ahora vendrá lo bueno, porque el Bronco tendrá que presentar su ideario y plan de gobierno, tendrá que hacerlo negociando con las bancadas de diputados locales del PRI y del PAN que son mayoría, veremos qué hace para que a Nuevo León le vaya bien; ahí en ese estado del norte del país se dio un hartazgo ciudadano en positivo, más del 60 por ciento de los electores se dieron cita en las urnas e hicieron valer su voto para impulsar al candidato que más les atrajo, castigando las corruptelas y escándalos del gobernador saliente y su camarilla; demostraron que el voto sí cuenta y es contundente cuando se utiliza por la mayoría.

En las otras entidades del país y prácticamente en todo México, se dio otra clase de hartazgo ciudadano, el que repudió la guerra entre partidos, los millones de spots de radio y televisión sin contenido ni propuestas, el que desdeñó a todos por igual porque consideró que todos eran iguales de corruptos y no representaban ninguna opción que los convenciera, el que tomó la decisión de no salir a votar y con ello lograr empatar la cifra de Nuevo León a la inversa; casi 60 por ciento de abstencionismo que, en los hechos, resulta ser el gran ganador de toda la elección nacional.

En general, los ciudadanos mandaron el mensaje de que no están de acuerdo con quienes nos gobiernan pero también expresaron que las otras fuerzas políticas y sus candidatos no les representan opción alguna de cambio y esto lo expreso con la mayor de las responsabilidades, hubo alternancias en algunas entidades federativas, como ejemplos, Sonora que pasa del PAN al PRI o Querétaro donde la alternancia se da de un gobierno del PRI que pasa al PAN.

Pero en el análisis fino de los números todos los partidos políticos salen perdiendo votos y respaldo ciudadano, no hay uno que se escape y gana a todos el abstencionismo. Sin embargo, esta elección nos deja muchas enseñanzas, una de ellas, que existen dos clases de hartazgos ciudadanos: el que actúa y hace valer su fuerza, y otro que no participa. Yo me quedo con el primero.

 

A %d blogueros les gusta esto: