fbpx
27 febrero, 2021

Información sin Censura

FISCAL EDOMEX, ENCUBRIDOR DE DELINCUENTES CON PLACAS; CASO NEZA

IMG-20201203-WA0380

Fiscal Alejandro Gómez.

• Hundida y desacreditada la institución encargada de procurar justicia en el Estado de México, donde prevalece la vieja, pero efectiva práctica de la extorsión

Por J. MARTÍN PONCE R.

NEZAHUALCÓYOTL, Méx.- «Mira güey, ya no le busques porque te vamos a chingar a ti o alguien de tu familia, ya mejor… ¡Sácate a la verga!», dijo en tono amenazante el agente de Investigación Edgar Israel Álvarez Pérez, “El Vaquero”, a una de sus víctimas quien lo denunció por el delito de extorsión y abuso de autoridad. Las víctimas fueron consignadas y pasaron cinco días en el penal Neza Bordo, donde fueron golpeados y torturados; los agentes, siguen activos y extorsionando.

Esta escena cotidiana de intimidación de “servidores públicos” en contra de ciudadanos, la fabricación de delincuentes, la extorsión policiaca y el abuso de autoridad, es el fétido estiércol que a diario flota en la Fiscalía Especializada en la Investigación del Delito de Robo de Vehículo, donde el principal encubridor es el corrupto y bueno para nada, fiscal general Alejandro Jaime Gómez Sánchez.

Caer en manos de delincuentes con placa, es la peor experiencia de impotencia que puede sufrir un ciudadano común y corriente. El gobierno de Alfredo del Mazo Maza está en la tablita, principalmente por la situación de injusticia y abuso que se registra en el área de la procuración de Justicia en el estado de México, donde la contratación de ex presidiarios y “madrinas” siguen siendo práctica común.

Sin embargo José de la Luz Viñas Correa, titular de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, lejos de impartir una verdadera justicia fomenta y encubre a delincuentes con placa, agentes de Investigación de otras áreas quienes abiertamente e inhumanamente se dedican a fabricar delincuentes y extorsionar a sus familiares, so pena de ir a la cárcel, por delitos que no cometieron. Hay complicidad entre agentes y ministerios públicos de la citada fiscalía, en múltiples casos se ha demostrado.

IMG-20201203-WA0381

La fórmula de corrupción policial es sencilla y productiva, genera millonarias ganancias, no hay nada nuevo bajo el sol. Es una vieja práctica donde la clase política omisa, permitió, dio manga ancha a esta bola de “asaltantes con placa” quienes durante años se han dedicado a intimidar y extorsionar al pueblo.

Un caso de estos, fue el que vivieron un par de hermanos, quienes valientemente denunciaron cómo ex presidiarios y agentes delincuentes infiltrados en la FGJEM, les “partieron” la vida, cuando el
“madrina” Mauricio Martínez Méndez, “El Chino”, fue reconocido por sus víctimas. Uno de ellos, de quien se omite su nombre por razones obvias, narró a este reportero el infierno que vivió él y su hermano el 19 de junio de 2019.

El denunciante afirma que estando en su domicilio, recibió una llamada telefónica de un hombre quien dijo ser agente de la Policía de Investigación. Le informó que su menor hermano estaba detenido y, para evitar que pisara la cárcel, tenía que ir de inmediato al Centro de Atención Ciudadana de La Perla, donde podrían llegar a un acuerdo.

LA SANGRE LLAMA

El joven denunciante se presentó en La Perla, los agentes Jesús Joel García Haro y Edgar Israel Álvarez Pérez y varios “madrinas”, entre ellos Mauricio Martínez Méndez, El Chino, ya lo aguardaban. En tono despótico e intimidador, explicaron que el joven detenido tripulaba una motocicleta –según ellos remarcada-, delito que ameritaba cárcel.

IMG-20201203-WA0385

Martínez Méndez, “El Chino”, ex presidiario y encargado de hacer el «trabajo sucio» para los agentes de la Policía de Investigación, fijó el monto de la extorsión y fue muy explícito: Por recuperar la motocicleta y liberar a su hermano, tendría que pagar 35 mil pesos. Si solo quería liberar a su consanguineo y dejar la motocicleta -como botín de guerra-, el arreglo sería más cómodo: sólo 10 mil pesos.

El hermano del detenido de manera injustificada, demostró con factura en mano que la moto era de ellos, que no había nada de lo que ellos –los agentes- aseguraban, fue entonces que los “acorralados” agentes, sacaron las mañas, los dientes, las uñas y las advertencias, se indignaron y detuvieron al joven que fue al rescate de su hermano.

Esta segunda víctima acudió a La Perla también a bordo de una motocicleta de su propiedad. Ante la negativa de “llegar a un acuerdo”, los agentes de Investigación y “madrinas”, pusieron a disposición del agente del Ministerio Público a ambos hermanos y las motocicletas fueron decomisadas, con el argumento de que “eran robadas”.

IMG-20201203-WA0382

Esta injusticia cotidiana quedó registrada en la carpeta de investigación NEZ/FRO/RVP/062/174116/19/06 por el delito de encubrimiento por receptación. Casos como éste, se registran cientos todos los días en el estado de México, lo que deja de manifiesto que el Centro de Atención Ciudadana conocido como La Perla, no es otra cosa que un vulgar antro de corrupción, «fábrica de delincuentes», como ya es costumbre en la Fiscalía General de Justicia del estado de México encabezada por Alejandro Jaime Gómez Sánchez, quienes con la fabricación de delincuentes, inflan las estadísticas.

Los hermanos demostraron que tienen una manera honesta de vivir, que compraron sus motos, que tienen facturas y toda la documentación al corriente y a su nombre, sin embargo, fueron puestos a disposición de un juez de control en el Distrito Judicial de Nezahualcóyotl, quien tras analizar la carpeta administrativa 1049/19 determinó que los jóvenes hermanos eran inocentes, debido a que dicho expediente contaba con diversas irregularidades, sin embargo, los jóvenes hermanos permanecieron cinco días detenidos en el penal Neza Bordo, donde fueron golpeados por otros internos, amenazados y para dormir los desnudaban para que el frío fuera parte también de la tortura.

LA DENUNCIA

Tras esta pesadilla, armado de valor, uno de los hermanos víctimas de la delincuencia oficial, acudió ante la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, ubicada en el número 200 de la avenida General José Vicente Villada, colonia Metropolitana, tercera sección, en el municipio de Nezahualcóyotl, y con lujo de detalle declaró paso a paso el abuso de autoridad por parte de los agentes y madrinas que los detuvieron injustificadamente.

IMG-20201203-WA0383

Sin embargo, el denunciante comprobó la sucia y asquerosa complicidad que existe en la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción que desde julio de 2017 encabeza José de la Luz Viñas Correa, un individuo que permite que policías delincuentes gocen de impunidad.

El afectado fue “atendido” en ese lugar por un «atento y diligente servidor público», a quien explicó el motivo por el cual acudía a denunciar el delito de abuso de autoridad, pero al enterarse de quiénes eran los denunciados, de inmediato les habló por teléfono, los alertó y en cuestión de minutos los agentes Jesús Joel García Haro y Edgar Israel Álvarez Pérez, hicieron acto de presencia en la catedral de la corrupción, Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción.

Ahí, en la casa de la Justicia, el agente Álvarez Pérez, “El Vaquero”, actualmente adscrito al Grupo Chimalhuacán, se fue sobre el denunciante a quien le gritó, en tono amenazador: «Mira güey, ya no le busques porque te vamos a chingar a ti o alguien de tu familia, ya mejor… ¡Sácate a la verga!». “El Vaquero, tiene 45 años de edad e ingresó a la policía ministerial el 25 de agosto de 2001.

CUENTOS CHINOS

Copias de este expediente están en poder del reportero, a través de las mismas, se pudo saber que el agente de la Policía de Investigación Jesús Joel García Haro, declaró ante el agente del ministerio público donde manifestó tener 46 años de edad, su fecha de nacimiento: 15 de febrero de 1973, estado civil casado, nivel de estudios preparatoria, ocupación “servidor público». En su falso testimonio declaró que el 17 de junio de 2019, al filo de las 14: 25 horas, realizaba funciones propias de investigación a bordo de su patrulla marca Ford, tipo Focus, modelo 2013, color blanco, número de placa MPY-610, la cual era conducida por su compañero Edgar Israel Álvarez Pérez, cuando, de pronto, al circular por la calle Oriente 4, colonia Reforma, municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, se percatan de la presencia de dos motocicletas, cuyos tripulantes, según el agente Haro García,” nos rebasan por el lado izquierdo, «brincándose los topes».

GÓMEZ SÁNCHEZ,
FOMENTA CORRUPCIÓN;
ENCUBRE DELINCUENTES
CON PLACA

• Hundida y desacreditada la institución encargada de procurar justicia en el Estado de México, donde prevalece la vieja, pero efectiva práctica de la extorsión

Por J. MARTÍN PONCE R.

NEZAHUALCÓYOTL, Méx.- «Mira güey, ya no le busques porque te vamos a chingar a ti o alguien de tu familia, ya mejor… ¡Sácate a la verga!», dijo en tono amenazante el agente de Investigación Edgar Israel Álvarez Pérez, “El Vaquero”, a una de sus víctimas quien lo denunció por el delito de extorsión y abuso de autoridad. Las víctimas fueron consignadas y pasaron cinco días en el penal Neza Bordo, donde fueron golpeados y torturados; los agentes, siguen activos y extorsionando.

Esta escena cotidiana de intimidación de “servidores públicos” en contra de ciudadanos, la fabricación de delincuentes, la extorsión policiaca y el abuso de autoridad, es el fétido estiércol que a diario flota en la Fiscalía Especializada en la Investigación del Delito de Robo de Vehículo, donde el principal encubridor es el corrupto y bueno para nada, fiscal general Alejandro Jaime Gómez Sánchez.

Caer en manos de delincuentes con placa, es la peor experiencia de impotencia que puede sufrir un ciudadano común y corriente. El gobierno de Alfredo del Mazo Maza está en la tablita, principalmente por la situación de injusticia y abuso que se registra en el área de la procuración de Justicia en el estado de México, donde la contratación de ex presidiarios y “madrinas” siguen siendo práctica común.

Sin embargo José de la Luz Viñas Correa, titular de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, lejos de impartir una verdadera justicia fomenta y encubre a delincuentes con placa, agentes de Investigación de otras áreas quienes abiertamente e inhumanamente se dedican a fabricar delincuentes y extorsionar a sus familiares, so pena de ir a la cárcel, por delitos que no cometieron. Hay complicidad entre agentes y ministerios públicos de la citada fiscalía, en múltiples casos se ha demostrado.

La fórmula de corrupción policial es sencilla y productiva, genera millonarias ganancias, no hay nada nuevo bajo el sol. Es una vieja práctica donde la clase política omisa, permitió, dio manga ancha a esta bola de “asaltantes con placa” quienes durante años se han dedicado a intimidar y extorsionar al pueblo.

Un caso de estos, fue el que vivieron un par de hermanos, quienes valientemente denunciaron cómo ex presidiarios y agentes delincuentes infiltrados en la FGJEM, les “partieron” la vida, cuando el
“madrina” Mauricio Martínez Méndez, “El Chino”, fue reconocido por sus víctimas. Uno de ellos, de quien se omite su nombre por razones obvias, narró a este reportero el infierno que vivió él y su hermano el 19 de junio de 2019.

El denunciante afirma que estando en su domicilio, recibió una llamada telefónica de un hombre quien dijo ser agente de la Policía de Investigación. Le informó que su menor hermano estaba detenido y, para evitar que pisara la cárcel, tenía que ir de inmediato al Centro de Atención Ciudadana de La Perla, donde podrían llegar a un acuerdo.

LA SANGRE LLAMA

El joven denunciante se presentó en La Perla, los agentes Jesús Joel García Haro y Edgar Israel Álvarez Pérez y varios “madrinas”, entre ellos Mauricio Martínez Méndez, El Chino, ya lo aguardaban. En tono despótico e intimidador, explicaron que el joven detenido tripulaba una motocicleta –según ellos remarcada-, delito que ameritaba cárcel.

Martínez Méndez, “El Chino”, ex presidiario y encargado de hacer el «trabajo sucio» para los agentes de la Policía de Investigación, fijó el monto de la extorsión y fue muy explícito: Por recuperar la motocicleta y liberar a su hermano, tendría que pagar 35 mil pesos. Si solo quería liberar a su consanguineo y dejar la motocicleta -como botín de guerra-, el arreglo sería más cómodo: sólo 10 mil pesos.

El hermano del detenido de manera injustificada, demostró con factura en mano que la moto era de ellos, que no había nada de lo que ellos –los agentes- aseguraban, fue entonces que los “acorralados” agentes, sacaron las mañas, los dientes, las uñas y las advertencias, se indignaron y detuvieron al joven que fue al rescate de su hermano.

Esta segunda víctima acudió a La Perla también a bordo de una motocicleta de su propiedad. Ante la negativa de “llegar a un acuerdo”, los agentes de Investigación y “madrinas”, pusieron a disposición del agente del Ministerio Público a ambos hermanos y las motocicletas fueron decomisadas, con el argumento de que “eran robadas”.

Esta injusticia cotidiana quedó registrada en la carpeta de investigación NEZ/FRO/RVP/062/174116/19/06 por el delito de encubrimiento por receptación. Casos como éste, se registran cientos todos los días en el estado de México, lo que deja de manifiesto que el Centro de Atención Ciudadana conocido como La Perla, no es otra cosa que un vulgar antro de corrupción, «fábrica de delincuentes», como ya es costumbre en la Fiscalía General de Justicia del estado de México encabezada por Alejandro Jaime Gómez Sánchez, quienes con la fabricación de delincuentes, inflan las estadísticas.

Los hermanos demostraron que tienen una manera honesta de vivir, que compraron sus motos, que tienen facturas y toda la documentación al corriente y a su nombre, sin embargo, fueron puestos a disposición de un juez de control en el Distrito Judicial de Nezahualcóyotl, quien tras analizar la carpeta administrativa 1049/19 determinó que los jóvenes hermanos eran inocentes, debido a que dicho expediente contaba con diversas irregularidades, sin embargo, los jóvenes hermanos permanecieron cinco días detenidos en el penal Neza Bordo, donde fueron golpeados por otros internos, amenazados y para dormir los desnudaban para que el frío fuera parte también de la tortura.

LA DENUNCIA

Tras esta pesadilla, armado de valor, uno de los hermanos víctimas de la delincuencia oficial, acudió ante la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, ubicada en el número 200 de la avenida General José Vicente Villada, colonia Metropolitana, tercera sección, en el municipio de Nezahualcóyotl, y con lujo de detalle declaró paso a paso el abuso de autoridad por parte de los agentes y madrinas que los detuvieron injustificadamente.

Sin embargo, el denunciante comprobó la sucia y asquerosa complicidad que existe en la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción que desde julio de 2017 encabeza José de la Luz Viñas Correa, un individuo que permite que policías delincuentes gocen de impunidad.

El afectado fue “atendido” en ese lugar por un «atento y diligente servidor público», a quien explicó el motivo por el cual acudía a denunciar el delito de abuso de autoridad, pero al enterarse de quiénes eran los denunciados, de inmediato les habló por teléfono, los alertó y en cuestión de minutos los agentes Jesús Joel García Haro y Edgar Israel Álvarez Pérez, hicieron acto de presencia en la catedral de la corrupción, Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción.

Ahí, en la casa de la Justicia, el agente Álvarez Pérez, “El Vaquero”, actualmente adscrito al Grupo Chimalhuacán, se fue sobre el denunciante a quien le gritó, en tono amenazador: «Mira güey, ya no le busques porque te vamos a chingar a ti o alguien de tu familia, ya mejor… ¡Sácate a la verga!». “El Vaquero, tiene 45 años de edad e ingresó a la policía ministerial el 25 de agosto de 2001.

CUENTOS CHINOS

Copias de este expediente están en poder del reportero, a través de las mismas, se pudo saber que el agente de la Policía de Investigación Jesús Joel García Haro, declaró ante el agente del ministerio público donde manifestó tener 46 años de edad, su fecha de nacimiento: 15 de febrero de 1973, estado civil casado, nivel de estudios preparatoria, ocupación “servidor público». En su falso testimonio declaró que el 17 de junio de 2019, al filo de las 14: 25 horas, realizaba funciones propias de investigación a bordo de su patrulla marca Ford, tipo Focus, modelo 2013, color blanco, número de placa MPY-610, la cual era conducida por su compañero Edgar Israel Álvarez Pérez, cuando, de pronto, al circular por la calle Oriente 4, colonia Reforma, municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, se percatan de la presencia de dos motocicletas, cuyos tripulantes, según el agente Haro García,” nos rebasan por el lado izquierdo, «brincándose los topes».

Los detenidos a decir del agente García Haro, no contaban con casco de seguridad de las motocicletas, una de las cuales era tripulada por el hermano del afectado, quien además «no contaba con placa de circulación».

En la citada farsa oficial, el agente y extorsionador García Haro, repite el cuento de siempre, ya trillado por cierto entre policías, donde aseguró que su compañero Álvarez Pérez les marcó el alto por el autoparlante de la unidad y, como los «peligrosos delincuentes», hicieron caso omiso se inició «una persecución por cielo, mar y tierra», hasta que finalmente les dan alcance y son detenidos en Oriente 4 y avenida Loma Bonita, colonia Reforma, municipio de Nezahualcóyotl.

«Esta es la versión oficial», plasmada en una absurda carpeta de investigación, la cual indica que uno de los detenidos tripulaba la motocicleta marca Bajaj, tipo Pulsar, color negro con placas de circulación 9F3VN de la Ciudad de México, mientras el hermano, conducía otra moto de las mismas características y modelo, solo que de color blanco, «pero sin placa de circulación», según el agente de marras García Haro, en su falsa declaración como primer respondiente.

Sin embargo dicho individuo al que se le considera un «pájaro de cuenta» en la FGJEM, está acostumbrado a esta clase de farsas y a cuadrar delitos, se sabe de él que ingresó a la entonces policía ministerial el 1 de octubre de 2004, desde entonces ha permanecido en el área de Recuperación de Vehículos, donde se ha desempeñado como agente y jefe de grupo.

IMG-20201203-WA0386

No es secreto que este “policía” se ha enriquecido no solo fabricando delincuentes, además hace algún tiempo tuvo a su cargo cobrar las revisiones de vehículos para comprobar que éstos no contaran con reporte de robo, situación cotidiana y corrupta en el otrora famoso tianguis de vehículos del Bordo Xochiaca los fines de semana, de donde García Haro sacó buen provecho a través de madrinas o izquierdos que lejos de cumplir con su deber se dedicaban a llenarse los bolsillos de dinero sucio a través de la complicidad que prevalece en todas las áreas de la FGJEM como son la Fiscalía Especializada en la Investigación del Delito de Robo de Vehículo y la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, cuyo personal está «especializado» pero en encubrir a policías delincuentes.

Los detenidos a decir del agente García Haro, no contaban con casco de seguridad de las motocicletas, una de las cuales era tripulada por el hermano del afectado, quien además «no contaba con placa de circulación».

En la citada farsa oficial, el agente y extorsionador García Haro, repite el cuento de siempre, ya trillado por cierto entre policías, donde aseguró que su compañero Álvarez Pérez les marcó el alto por el autoparlante de la unidad y, como los «peligrosos delincuentes», hicieron caso omiso se inició «una persecución por cielo, mar y tierra», hasta que finalmente les dan alcance y son detenidos en Oriente 4 y avenida Loma Bonita, colonia Reforma, municipio de Nezahualcóyotl.

«Esta es la versión oficial», plasmada en una absurda carpeta de investigación, la cual indica que uno de los detenidos tripulaba la motocicleta marca Bajaj, tipo Pulsar, color negro con placas de circulación 9F3VN de la Ciudad de México, mientras el hermano, conducía otra moto de las mismas características y modelo, solo que de color blanco, «pero sin placa de circulación», según el agente de marras García Haro, en su falsa declaración como primer respondiente.

Sin embargo dicho individuo al que se le considera un «pájaro de cuenta» en la FGJEM, está acostumbrado a esta clase de farsas y a cuadrar delitos, se sabe de él que ingresó a la entonces policía ministerial el 1 de octubre de 2004, desde entonces ha permanecido en el área de Recuperación de Vehículos, donde se ha desempeñado como agente y jefe de grupo.

No es secreto que este “policía” se ha enriquecido no solo fabricando delincuentes, además hace algún tiempo tuvo a su cargo cobrar las revisiones de vehículos para comprobar que éstos no contaran con reporte de robo, situación cotidiana y corrupta en el otrora famoso tianguis de vehículos del Bordo Xochiaca los fines de semana, de donde García Haro sacó buen provecho a través de madrinas o izquierdos que lejos de cumplir con su deber se dedicaban a llenarse los bolsillos de dinero sucio a través de la complicidad que prevalece en todas las áreas de la FGJEM como son la Fiscalía Especializada en la Investigación del Delito de Robo de Vehículo y la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, cuyo personal está «especializado» pero en encubrir a policías delincuentes.

A %d blogueros les gusta esto: